Prescribe el expediente contra un policía local tres años después

La instructora considera que los hechos no son constitutivos de una «infracción muy grave por abandono del servicio»

G. D. -R. OVIEDO.

Más de tres años después, la junta de gobierno ha acordado el archivo, por segunda vez y tras cuatro aperturas en falso, del expediente disciplinario contra un agente de la Policía Local que se mostró reticente a hacer el control de las localizaciones permanentes y directamente no las hizo los días 7 y 8 de julio de 2014. La instructora del expediente considera que los hechos no son constitutivos de una «infracción muy grave por abandono del servicio», sino tan solo de falta grave por desobediencia y dado que a Ley del Régimen disciplinario del Cuerpo Nacional de Policía fija la prescripción de este tipo de faltas a los dos años, debe entenderse prescritos los hechos.

De hecho, el problema viene de lejos y es, en parte, consecuencia de las divisiones existentes en el seno del servicio. El comisario principal denunció los hechos en julio de 2014, pero el expediente disciplinario abierto por el equipo de gobierno del PP no llegó a nada y se dejó caducar. El nuevo equipo de gobierno decidió reabrir el caso al entender que podría tratarse de una falta muy grave por abandono del servicio, pero el final de la instrucción ha sido el mismo tres años después de que el agente no hiciese las localizaciones. Las fechas en las que tienen que realizarse no es baladí, no se pueden hacer con posterioridad porque no tienen validez ya que son los juzgados los que señala las fechas exactas en las que deben localizarse en su domicilio a las personas sobre las que pesa algún mandato judicial.

Instruir expedientes no es fácil ni popular. El equipo de gobierno acabó por crear un turno rotatorio tras varias negativas.

Temas

Oviedo

Fotos

Vídeos