El presupuesto para 2018 se reduce en 39 millones de euros, un 16,5% menos

El borrador de las cuentas refleja el impacto de haber pagado ya Villa Magdalena y una reducción de impuestos

G. D. -R. OVIEDO.

El montante total del presupuesto municipal para el próximo año no alcanzará los 200 millones de euros. Se quedará, en algo más de 197, con una reducción sobre el de este año del 16,5%, unos 39 millones de euros menos. La cifra está sujeta a revisión, confirmaron fuentes municipales. En especial, en el capítulo de inversiones, donde falta por decidir si el Ayuntamiento acudirá a un préstamo y de qué cuantía para financiar parte de las actuaciones.

La mayor parte de la reducción del gasto se explica tan solo con Villa Magdalena. El pago de la ruinosa expropiación llevada a cabo por el PP en 1998 se comió este año casi 33 millones de euros, que la ciudad tuvo que pedir prestados a los bancos. El resto se debe a la generalización de las nuevas bonificaciones fiscales y en las tasas de los últimos años y las dificultades que aconsejan prudencia en el cálculo del rendimiento de la Plusvalía tras la sentencia del Tribunal Constitucional. Entre lo uno y lo otro, el Ayuntamiento se quedará por debajo de su récord de ingresos fiscales de este año -111 millones en impuestos directos- y seguirá la caída de la recaudación por tasas, que, según las mismas fuentes, bajará de los 30 millones de euros en 2018, frente a los más de 32,1 para este año.

Todo puede torcerse

Las cifras aún pueden bailar. Y mucho. El Ayuntamiento tiene pendiente conocer, antes de final de año, el resultado de su recurso contra la sentencia de la liquidación del Calatrava. Si el Supremo no la admite a trámite, los 17 millones de euros más intereses establecidos en el fallo del TSJA devendrán en firmes y tocará pagarlos, previsiblemente con cargo a las cuentas del próximo año y con un préstamo.

En ese escenario, las posibilidades de recurrir a nuevo endeudamiento para financiar obras se reducirían mucho. El capítulo de inversiones se parecería al de este año por el efecto de Villa Magdalena: muy abultado pero para pagar pufos del pasado reciente de la ciudad.

También puede haber ajustes menores de aceptarse alguna de las enmiendas de la oposición a las ordenanzas fiscales esta semana o por la necesidad de reducir algunos programas de gasto corriente. El concejal de Economía, Rubén Rosón, anunció este semana que el gasto en ayudas y servicios a la ciudadanía volvería a aumentar el año próximo con más dinero para becas escolares o trasnferencias en servicios sociales, pero pasó de puntillas sobre la otra gran parte del gasto corriente: el de personal.

Para el presente ejercicio, el Ayuntamiento presupuestó 55,1 millones de euros para nóminas, gastos sociales y pagos a sus funcionarios, personal laboral y contratados en prácticas o a través de planes de empleo. A mediados de año, había incrementado ya en dos millones el capítulo para ampliar los programas de inserción laboral. El equipo de gobierno se queja de la falta de personal y de las rabas del Estado a su contratación, pero a día de hoy no se sabe si el Estado mantendrá las limitaciones para el año que viene.

Fotos

Vídeos