El Principado declarará Bien de Interés Cultural el Arca Santa

El Arca Santa antes de que comenzase su restauración. / PIÑA

El relicario, que estará restaurado «en cuestión de días», accederá a la máxima categoría de protección del patrimonio histórico

DANIEL LUMBRERAS OVIEDO.

El Principado acordó ayer iniciar los trámites para declarar Bien de Interés Cultural (BIC) el Arca Santa de la Catedral de Oviedo, un expediente que le otorgará la máxima categoría de protección del patrimonio histórico.

Arranca ahora un proceso, que deberá durar un máximo de dos años, en el que son precisos varios informes favorables de organismos consultivos que justifiquen el interés cultural del Arca Santa, como por ejemplo el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, la Real Academia de la Historia o el Consejo Superior de Investigaciones Científicas. También, otro sobre su estado de conservación.

Convertirse en BIC implica que el Arca estará obligatoriamente expuesta al público, accesible a los investigadores y para su examen para el Principado. Su propietario, el Arzobispado, gozará de beneficios económicos, pero no podrá venderla o intervenir en ella sin el visto bueno la Administración.

Es una de las joyas de la Catedral y acogió múltiples reliquias de Jesucristo y la Virgen María, de entre las que destaca el Santo Sudario. Gracias a ello, Oviedo se convirtió en un gran centro de peregrinación en la Edad Media, en competencia con Santiago de Compostela. Según la mayoría de estudios, data del reinado de Alfonso VI (1065-1109), el monarca que ordenó abrirla en 1075 para inventariar lo que en ella había. Luego mandó revestirla de plata.

Obra

Por otro lado, la restauración del Arca Santa, que comenzó en marzo, culminará este mismo mes. De acuerdo con fuentes eclesiásticas, «los trabajos terminarán en cuestión de días». Los visitantes que se acercaron ayer a la Cámara Santa observaron nada más que un soporte de madera: la tapa del relicario está ya siendo sometida a los últimos arreglos.

La intervención, que efectúa un equipo profesionales de la empresa de origen asturiano Taller de Arte Granda bajo la supervisión de Paz Navarro, restauradora del Instituto de Patrimonio Cultural de España (IPCE), se realiza en la propia Catedral. Concretamente, en un taller de ubicación secreta (por seguridad y comodidad de los trabajadores) y que alberga un armario con varios cajones en los que se sitúan las planchas del Arca Santa.

La restauración ha ido precedida por una limpieza con sumo mimo, en la que se utilizó hasta goma de borrar en las partes más delicadas. El relicario estaba muy deteriorado y ennegrecido tras la falta de atención desde de su última reparación, la efectuada por Manuel Gómez Moreno tras la voladura de la Cámara Santa durante la Revolución de octubre de 1934.

Además, a fin de conocer mejor el Arca Santa en su contexto, el arqueólogo César García de Castro está elaborando una memoria histórica artística de la pieza.

Fotos

Vídeos