El procesado por drogar y abusar de una menor se declara inocente

El abogado Gabino Puente. / A. P.
El abogado Gabino Puente. / A. P.

El procesado asegura que el único contacto físico que mantuvo con la víctima se limitó a «besos» y con el consentimiento de la joven

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

Libre absolución. Es lo que solicitó la defensa de G. R. F., acusado de proporcionar drogas y alcohol a cinco chicas menores de edad y abusar sexualmente de una de ellas aprovechando que se encontraba bajo los efectos de estas sustancias, en septiembre de 2016. El suceso tuvo lugar en la habitación que el procesado tenía alquilada en un piso de la ciudad.

La defensa ejercida por Gabino Puente pidió a la sala de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial que «tenga el valor» de dictar sentencia absolutoria para su representado, de 45 años y origen dominicano. Durante el juicio, que se celebró ayer a puerta cerrada y se prolongó durante tres horas, el acusado negó lo cargos de los delitos de abuso sexual y contra la salud pública imputados por el Ministerio Fiscal, que no modificó la pena solicitada para G. R. F.: once años de prisión. Siete por el primero de los delitos y cuatro por el segundo. El procesado llegó a la sala procedente del Centro Penitenciario de Asturias, donde se encuentra en prisión preventiva desde hace quince meses.

Durante el turno de intervención, el procesado negó en todo momento haber mantenido relaciones sexuales con la joven, que contaba con 17 años cuando sucedieron los hechos, pero sí reconoció que había mantenido «contacto físico» con ella a través de «besos», siempre, dijo, con el consentimiento de la víctima.

A las preguntas de si había suministrado drogas y alcohol a las jóvenes, reconoció haber ingerido estas sustancias pero especificó que había sido «un consumo compartido».

«Muy afectada»

La víctima, que en la actualidad cuenta con 18 años, ratificó el escrito de Fiscalía, sin embargo no ejerció como acusación particular y se presentó al juicio sin abogado. Lo hizo acompañada de su padre, una amiga y tres de las jóvenes que estuvieron con ella en casa del acusado la noche de los hechos. Tras prestar declaración, el padre de la víctima reconoció que la joven se encontraba «muy afectada» tras responder a las preguntas del abogado de la defensa. La chica actualmente reside en Gijón con su madre.

Las amigas

En la vista oral también testificaron las amigas que la noche del 3 de septiembre de 2016 llegaron al piso del acusado invitadas por el novio de una de ellas, amigo del procesado. Las tres reconocieron que el hombre les ofreció marihuana con la que «liaron» dos porros y que bebieron vodka que mezclaron con 'M', una droga sintética. Una de las testigos aseguró que la víctima se quedó «dormidísima» y que en un momento dado apareció contando que se había despertando con el acusado manteniendo relaciones sexuales con ella. Esta testigo también explicó que, tras estos hechos, la víctima mostró la intención de marcharse de la casa del procesado pero otra de las jóvenes no se quiso ir por lo que se quedaron. La amiga aseguró que el acusado volvió a intentar mantener relaciones sexuales con la víctima con «nosotras delante» por lo que las jóvenes decidieron irse.

El Ministerio Fiscal mantuvo la pena de once años de prisión para el procesado. Siete años por un delito de abuso sexual y cuatro por un delito contra la salud pública. La defensa por su parte, pidió la libre absolución. El juicio ha quedado visto para sentencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos