El propietario de la sala Franel Rock pide conocer los datos de la medición de ruido del local

Pachi Hernández, ante el área de Licencias, en la calle del Peso, con el cartel de la protesta. / ALEX PIÑA

El empresario acudirá todos los días al área de Licencias para exigir que se hagan públicos los resultados de la prueba realizada hace quince días

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

El propietario de la sala Franel Rock contaba con tener en su poder, a principios de esta semana, los resultados de la medición que tuvieron que repetir los técnicos municipales para comprobar, otra vez, los niveles de ruido del local y su insonorización. La prueba se realizó el martes 19 de septiembre y de momento Pachi Hernández no ha tenido respuesta.

En señal de protesta, el empresario decidió ayer apostarse delante del área de licencias, en la calle del Peso, para exigir al departamento que dirige el edil Ignacio Fernández del Páramo que haga públicos los informes. Con un cartel de la sala en mano, Hernández aseguró que acudirá todos los días, de nueve a dos de la tarde, a modo de protesta para exigirlos «Me voy a quedar aquí hasta que me den respuesta, porque ya valió de que me tomen el pelo», advirtió.

El pasado 24 de marzo, la sala Franel Rock, ubicada en el número 19 del Postigo Bajo, cerró sus puertas por mandato municipal tras varias denuncias presentadas por los vecinos de los inmuebles colindantes por carecer de licencia como sala de conciertos y por sobrepasar los límites de ruido permitidos en la normativa. Seis meses después, el Ayuntamiento decidió realizar una nueva medición para comprobar esos índices. El motivo de esta nueva prueba se debió a las alegaciones que presentó Hernández tras la denuncia interpuesta por residentes que motivó el cierre del local por superar los límites de emisiones sonoras. «Las mediciones de los técnicos municipales no estaban bien hechas, porque no se aplicaron los parámetros ni los márgenes de error», argumentó el propietario del local.

El Ayuntamiento, ante el enquistamiento del conflicto, decidió realizar esta nueva medición para buscar una «solución salomónica» al conflicto entre ambas partes, explicaron en su día fuentes de la Concejalía de Urbanismo.

A falta de conocer los resultados oficiales, Hernández avanzó que las mediciones arrojaron niveles más bajos que los de la prueba que motivó el cierre hace seis meses, por lo que el local podría obtener la licencia de sala de conciertos.

Temas

Oviedo

Fotos

Vídeos