El PP propone crear una policía de barrio que se «anticipe» a los problemas

Dos policías controlan un parque infantil. /  M. ROJAS
Dos policías controlan un parque infantil. / M. ROJAS

Seguridad no rechaza el modelo, pero dice que solo La Corredoria necesitaría la mitad del turno actual de agentes

R. A. OVIEDO.

El portavoz del PP, Agustín Iglesias Caunedo, mantuvo ayer un encuentro con asociaciones de vecinos -la mayor parte pertenecientes a la plataforme Fegea, pero no solo- para presentarles «una iniciativa para mejorar la convivencia»: la puesta en marcha de una policía de barrio. Los vecinos aplaudieron. Llevan pidiendo algo parecido desde que, en 2005, la Policía Nacional eliminó el servicio de proximidad. Caunedo no prometió tanto como su vuelta, sino que propondrá al gobierno local que comience a diseñar «desde cero» un servicio para el que reconoció las limitaciones de la actual plantilla.

«Hemos visto experiencias de otras ciudades como Badajoz, pero creemos que lo deseable sería empezar desde cero», dijo, para lo que abogó por crear un foro con los mandos policiales, los sindicatos, asociaciones de vecinos y de empresarios. Un marco en el que diseñar «distritos 'patrullables' a pie», pero también los vehículos de apoyo, sus medios o su despliegue, que «creemos puede hacerse de forma progresiva».

El objetivo final sería un cambio en el funcionamiento del servicio, «pasar de una policía reactiva a una policía proactiva, un modelo en el que prime la prevención». Los agentes asignados a un distrito, en turnos de mañana y de tarde, serían siempre los mismos, porque lo que «se busca es que conozcan a los vecinos, a los comerciantes a los negocios, porque de ese modo se genera más seguridad y se anticipan y resuelven más problemas».

«Esta medida es clave para mejorar la calidad de vida y de convivencia en la ciudad», defendió Caunedio, porque, en su opinión, «en los últimos meses estamos viendo una degradación de la calidad de vida con pintadas, pequeños actos vandálicos y la presencia de presuntas organizaciones criminales dedicadas a la mendicidad o la venta de productos falsificados».

El popular estimó que sería necesario incrementar la actual plantilla en unos 50 agentes, pero recalcó que es un cálculo propio, que habrá que contrastar con las necesidades que estimen los técnicos, los sindicatos de los policías, los vecinos y los comerciantes.

Su partido, anunció, hará una campaña informativa en las próximas semanas sobre esta iniciativa que, recordó, figuraba en el programa electoral del PP.

Respuesta

«También estaba en nuestro programa, ya nos gustaría», recogió el guante el concejal de Seguridad, Ricardo Fernández, pero advirtió de las dificultades de poner en marcha un servicio así con las actuales restricciones a la contratación de personal. «Para La Corredoria harían falta ocho agentes, cuatro de mañana y cuatro de tarde, y otros tantos para cubrir el descanso; dieciséis policías es la mitad de la dotación de un turno actual», puso como ejemplo de que incluso una implantación progresiva, en un solo barrio, trastocaría el despliegue actual.

La actual plantilla del servicio, además de envejecida con una edad media próxima a los 50 años, apenas cuenta con 274 funcionarios (232 agentes y los mandos), menos que en 1991. En un servicio normal, el número de efectivos en la calle se sitúa entre 30 y 35 funcionarios, con una dotación de apenas siete (tres patrullas) para el servicio nocturno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos