El proyecto de un gimnasio en el Loyola frena el plan para retomar el 'spa' del Naranco

Los terrenos del colegio Loyola donde se ubicará el centro deportivo, junto a la estructura abandonada del 'spa' del Naranco. / ALEX PIÑA
Los terrenos del colegio Loyola donde se ubicará el centro deportivo, junto a la estructura abandonada del 'spa' del Naranco. / ALEX PIÑA

El equipo de gobierno pretendía impulsar un centro deportivo municipal en los terrenos al pie de la pista finlandesa

GONZALO DÍAZ-RUBÍNCECILIA PÉREZ OVIEDO.

Son cosas que no pasan todos los días y mejor para el Ayuntamiento que sea así. Enjoy Wellness ha alcanzado un acuerdo con el colegio Loyola para construir un centro deportivo de uso público sobre parte de sus terrenos. Suelos que están justo al otro lado, cruzando la calle Hangzhou, del fracasado 'spa' del Naranco. El equipo de gobierno se reunió ayer para valorar la situación. En plena negociación presupuestaria, pretendía volver a reservar cerca de un millón de euros para recuperar la parcela del proyecto e iniciar un nuevo centro deportivo público para el barrio. Del encuentro no salió ninguna decisión firme, señalaron fuentes municipales, tan solo la conveniencia de avanzar en los trámites para demoler la estructura y poder disponer cuanto antes de la parcela. El colmo es que el Ayuntamiento puede acabar condenado a pagar más de 3,2 millones de euros por la liquidación del fiasco del centro deportivo y, a la vez, quedarse sin razones para construir el equipamiento prometido.

Que diversas empresas del sector tenían interés por esta zona de la ciudad era conocido. El anterior equipo de gobierno llegó a esbozar un acuerdo con la propia Enjoy Wellness para retomar, con un diseño distinto que incluía un pabellón multiusos para 5.000 espectadores, el proyecto en los terrenos del 'spa' del Naranco. El bloqueo judicial de la parcela, aún pendiente de la liquidación del contrato, ha acabado por llevar a Enjoy Wellness a buscar otras opciones.

No se ha ido lejos. El acuerdo con los Escolapios incluye la cesión a la empresa de los terrenos del antiguo campo de fútbol del colegio Loyola y otros suelos de la trasera del centro para construir un complejo que contaría con piscinas cubiertas y descubiertas, zona de salud, pistas de pádel, gimnasio con salas de actividades, ludoteca y servicio de hostelería, además de un aparcamiento bajo rasante para 227 vehículos, explicaron fuentes municipales a las que la empresa y la dirección del centro han presentado el proyecto. En total, la inversión rondaría los siete millones de euros.

En la reunión, los impulsores del proyecto trasladaron al Ayuntamiento su interés en agilizar la obtención de las correspondientes licencias para iniciar las obras, que tendrían un plazo estimado de 18 meses, y que el complejo, que reservaría usos y preferentes para la comunidad educativa del Loyola, estaría abierto al barrio.

De hecho, según el estudio de viabilidad que la empresa presentó para la parcela de enfrente, la del 'spa', existe una demanda potencial de alrededor 13.900 usuarios en la zona de los que el centro aspira a captar un mínimo de 6.000 de ellos.

Son números gruesos, cálculos, estadísticas y cifras de retorno de la inversión. Cifras que no tranquilizan al sector de los gimnasios, pero que evitan un brete al Ayuntamiento, propietario de los centros de Azcárraga o Montecerrao que explotan en régimen de concesión empresas que pueden sentirse tentadas, si es la administración la que impulsa a un competidor, a plantear la rescisión del contrato y reclamar la parte de las obras sin amortizar.

Enjoy Wellness se presenta como una compañía que cuenta en la actualidad con una importante solvencia financiera y la capacidad para invertir en los próximos años hasta 100 millones de euros, de los cuales, la mitad serían fondos propios. Todo ello sin contar la capacidad de generación de caja de los actuales centros en explotación por parte de la empresa en distintas localidades del país.

Detrás de la firma, con un 88% del accionariado, se encuentra el fondo de inversión de capital riesgo Espiga Capital, y al frente nombres ligados al deporte, como Óscar Martínez Tejada, como director gerente.

Fotos

Vídeos