«Puede que el hermano de Fruela I fuese el fundador de Oviedo»

Fernández Conde, en su domicilio de Oviedo.
Fernández Conde, en su domicilio de Oviedo. / PIÑA

«El tripartito me parece bien, menos elitista. Estábamos hasta la cocorota de una política de derechas que hizo una ciudad fea y monótona» | Francisco Javier Fernández Conde Catedrático emérito de Historia y sacerdote

DANIEL LUMBRERAS OVIEDO.

Francisco Javier Fernández Conde (Pillarno, Castrillón, 1937), catedrático emérito de Historia Medieval de la Universidad de Oviedo, acaba de codirigir un simposio internacional sobre los orígenes de la ciudad. También sacerdote, rigió el seminario metropolitano entre 1972 y 1978.

-Ha dicho que la investigación sobre el monasterio de San Vicente será su último trabajo.

-Espero que pueda terminarlo. Es largo y difícil, con mucha documentación sin publicar todavía. La que hay es muy compleja, son originales de notarios particulares, hablan de fincas, de campesinos, de problemas de la comunidad rural...

-¿No se había estudiado antes?

-Todo el mundo miró la documentación de San Vicente, pero publicada sistemáticamente no está nada más que hasta 1230.

-¿Cómo se sabe tan poco del convento que dio lugar a Oviedo?

-Porque es muy antiguo, hubo muchas transformaciones... Supuestamente la fundación es del siglo VIII, y el primer documento que habla de San Vicente es del siglo X, segunda parte. La arqueología tampoco nos ha iluminado demasiado.

-¿Por qué ese hueco de dos siglos?

-Al principio el monasterio era el obispo que vivía con los clérigos, en una vida comunitaria. Duró así hasta que se separan los canónigos de la vida monástica en el siglo X. En realidad los monjes de la primera época eran el capítulo de la Catedral.

-¿Entre el siglo VIII y X había una comunidad, pero no una ciudad?

-Sabemos con seguridad que en la época de Alfonso II (791-842) y Alfonso III (848-910) hay un núcleo de poblamiento: San Salvador, San Tirso, Santa María... que va creciendo y en la época de Alfonso III ya es una ciudad.

-¿Cómo era aquel Oviedo?

-Una ciudad pequeña, con un muro pequeño protegiéndola -no la muralla actual- y una serie de iglesias, algún palacio y casas particulares. Unas casas de barro sencillas, pegadas a la Catedral. Había un pequeño mercado. San Vicente recibe donaciones del entorno: San Claudio, el Nora, Caces, Pando, Olivares... va adquiriendo parcelas que le sirven para el sustento de los monjes. También había potentados con siervos.

-¿Qué llevó a los monjes a falsear el acta fundacional en el siglo XII?

-Eso es normal, querían prestigiar la institución para recibir más donaciones. Las leyendas aparecen en todos los monasterios asturianos. Aquí se vincula la fundación de San Vicente a los orígenes de Oviedo.

-¿La fundación de Oviedo se basa en una mentira?

-No, la fundación fue una realidad. En Oviedo había un centro de poder y un jefe local que era importante. ¿Quién era? No lo sabemos. Pero a esa inscripción (del siglo VIII, que está en la cripta de Santa Leocadia) le doy mucha importancia. Es la razón por la que Vimarano, el hermano de Fruela I, se estableció en Oviedo y fue un poder real. Después fue a Cangas de Onís, quiere hacerse con el poder y Alfonso I lo quita de en medio. Se marcha de la corte y viene probablemente a ese centro de poder que es Oviedo. ¿Por qué no pensar que Vimarano es el impulsor de ese núcleo de poder, religioso, que luego fue san Vicente?

-O sea, que el hermano de Fruela I podría ser fundador de Oviedo.

-Puede ser, no hay por qué descartarlo. La inscripción habla de un gran edificio que puede ser la Catedral con un grupo de monjes que había allí. Es una hipótesis explicativa, en Historia no se afirma «esto fue así».

-Antes de los monjes, ¿qué había?

-Campesinos. Paraxuga era una 'vila' romana importante que había en la parte alta de Oviedo. La llanura sería zona de cultivo. No tiene sentido pensar en un monte sin nada. Luego, Oviedo era una intersección de caminos con la Meseta. Paraxuga tenía una fortaleza defensiva.

-¿Qué nos queda por saber de los orígenes de Oviedo?

-Hay muchas dataciones por hacer.

-Se discute mucho del Arca Santa ahora que está siendo restaurada.

-Hay un obispo catalán que viene a Oviedo en el 1023 y se entera de que hay unas reliquias en la Cámara Santa, quiere venerarlas y otro milagro: quiso abrirla y quedaron ciegos. En 1075, Alfonso VI viene, da Langreo a la mitra de Oviedo y con ese motivo abren el Arca Santa. En esa reunión estaba el Cid. Hay un acta muy bonita donde se narra lo que encontraron. Para todo ese arsenal Alfonso VI manda que cubran de plata el Arca y eso tenemos ahora. No sabemos si la madera es original. A partir del siglo XI, cuando el Arca se convierte probablemente en altar, se convierte en un elemento de atracción para el Camino.

-Estudiantes de Arte han presentado una exposición sobre el 'Liber testamentorum'.

-Trata la parte iconográfica. Es uno de los cartularios románicos más importantes de Europa, tiene unas miniaturas excelsas.

-Dirigió el seminario en la Transición.

-En esa década prodigiosa que todos añoramos (ríe). Me llamaron el obispo Díaz Merchán y Benito Ruano para ser profesor ayudante en la Universidad, a los dos dije que sí. Ahora estamos en una época política tan falta de ideales... Todos creíamos que íbamos a cambiar el mundo. Nos comprometimos con la Transición y tuvimos serios problemas.

-¿Cuáles?

-La policía, el primer postfranquismo y la falta de libertades. Tuve que ir más de una vez a la Comisaría por asambleas en el seminario. Yo les abrí las puertas de par en par y apoyé muchísimo. Me enorgullece que fuimos un elemento positivo de la Transición en Oviedo.

-¿Qué aportó el seminario?

-La acogida para todo tipo de manifestaciones y reuniones. Y la voz de un grupo de curas que hablábamos con toda libertad. Nos llamaban para que fuésemos a parroquias en Sama, en Avilés, sobre el perfil de la iglesia en un estado democrático. Siempre tuve el apoyo del obispo. A lo mejor hacíamos cosas que estaban mal, éramos ingenuos. Más adelante pude haber sido obispo y probablemente no lo fui por estas cosas, pero plantearse lo que pudiste haber sido me parece una tontería. Nunca he sido de ningún partido, siempre en la línea de izquierdas.

-Parte de la izquierda dice que la Transición fue una componenda.

-Salíamos de una situación fue muy difícil. Las famosas primaveras árabes, todo el mundo aplaudía, y mira cómo han terminado. Salir de la dictadura no era fácil, Hubo compromisos con los poderes fácticos.

-También critica la izquierda que la iglesia sigue teniendo privilegios.

-Es cierto que en España no hay un Estado laico. Se podrían dar más pasos, pero hay que sentarse. Sería muy maduro para la iglesia que no se apoyara nada en el Estado. Para eso el cura tendría que trabajar en lo civil.

-¿Cómo ve el panorama político de Oviedo hoy?

-El tripartito intenta socializar más todo, menos elitista, me parece bien. Estábamos hasta la cocorota de una política de derechas que estropeó la ciudad, la hizo fea y monótona y deshicieron el Campo de San Francisco.

Fotos

Vídeos