«No se puede ir contra informes que alerten de situaciones irreversibles»

El arquitecto Javier Calzadilla, antes de la entrevista. / A. P.
El arquitecto Javier Calzadilla, antes de la entrevista. / A. P.

Javier Calzadilla, el arquitecto que optó a director de obra del Auditorio Príncipe Felipe, defiende la reducción de ocupación y de espacios para evitar el cierre del edificio

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

Javier Calzadilla (Tineo, 1941) conoce bien la historia del Auditorio Príncipe Felipe. Optó a convertirse en el director de obra del edificio pero una decisión «arbitraria» por parte del Ayuntamiento gobernado por Gabino de Lorenzo, como así la calificó el Tribunal Superior de Justicia de Asturias, le dio el puesto a otro arquitecto: Rafael Beca. Calzadilla acudió a los tribunales y cosas de la Justicia, tres años después de que se inaugurara el Auditorio los jueces le dieron la razón. Hoy, su mayor preocupación a raíz del informe que alerta de graves deficiencias de seguridad en el edificio, es que los políticos aparten rencillas para evitar el cierre del Auditorio.

-La que se ha liado con el Auditorio...

-Nunca mejor dicho, pero ojalá sea para bien porque de estas cosas hay que sacar siempre resultados positivos y avanzar hacia adelante; es decir, que lo que pasó nos sirva para que no se repita.

-¿Esperaba algo así?

-Yo no sabía que existía ese informe de deficiencias, pero está ahí. Lo que hay que hacer es tomar la parte positiva, ir todos a una y olvidarnos de partidismos porque lo que hay que intentar es que el Auditorio siga funcionando.

-¿Cómo lograrlo si tras la reunión, el pasado viernes, del grupo de trabajo constituido para dar una solución al Auditorio, no se ofreció ninguna opción para mantener abierto el edificio ni siquiera de forma parcial?

-Respetando los informes técnicos, no se puede ir contra informes que prevean o alerten sobre situaciones que pueden ser irreversibles. Habrá que hacer todo lo posible para que siga la actividad.

-¿Por ejemplo?

-A lo mejor reduciendo espacios y actuando en el tema de la ocupación de ciertas salas, ensanchar escaleras y por supuesto tiene que haber una programación de obras sin que la actividad del Auditorio se resienta aunque sea a costa de cerrar algunos espacios, todo ajustado a los informes técnicos. No puede haber partidismos políticos ni intereses electorales.

-El actual alcalde, Wenceslao López, afirmó que los defectos del Auditorio llevaban 19 años ocultos y Gabino de Lorenzo acusó al equipo de gobierno de generar alarma con un edificio que nunca ha dado problemas.

-Olvidémonos de eso porque, por esa regla de tres, como en Delegación de Gobierno nunca pasó nada quitemos el guardia de la puerta, y como nunca hubo un incendio en el aeropuerto, quitemos los extintores de incendios. Eso no es solución pero tampoco valen los reproches porque la situación es la que es. A lo mejor todos sentados y juntos podremos hacer un programa de mejoras en el Auditorio. Hay que intentar por todos los medios estar todos unidos.

-¿Están a la altura en sus actuaciones los políticos, tanto el gobierno local como la oposición?

-Yo creo que el alcalde sí. Está diciendo lo que hay que decir, porque aseguró que respetará los informes técnicos y que va a procurar que el Auditorio siga funcionando con una serie de medidas e incluso hay un presupuesto para ello. Ese es el camino.

-Pero el informe recoge deficiencias que se remontan a casi veinte años atrás y que hasta ahora nadie vio o no quiso ver.

-Lo desconozco, pero el hecho es que el Auditorio se abrió, funcionó y ahora no vale decir que porque no haya pasado nada en todo este tiempo no vayamos a tomar medidas. Pero tampoco conviene detenerse en eso, sino trabajar para que lo que hay hoy cumpla. Que hay que poner dos puertas de evacuación más, que se haga y se programe; que hay que reducir ocupación, que se haga; que hay que cerrar espacios de forma temporal, que se haga... Todo sin cerrar el Auditorio. Todo con un plan de obra programado, por ejemplo aprovechar el verano para acometerlas.

-Dicho así, parece fácil.

-Lo es porque el escollo principal no es eso sino conocer el informe técnico que diga, de verdad, que el Auditorio pueda seguir funcionando reduciendo esos espacios. Si dice que no se puede abrir de ninguna manera pues sería una noticia tremenda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos