«Queda descartado el diseño para la Ronda Norte de hace veinte años, partimos de cero»

Wenceslao López, que asistió a la reunión acompañado por el ingeniero municipal Ignacio Ruiz Latierro, departe con Íñigo de la Serna en el Ministerio de Fomento.
Wenceslao López, que asistió a la reunión acompañado por el ingeniero municipal Ignacio Ruiz Latierro, departe con Íñigo de la Serna en el Ministerio de Fomento. / E. C.

El ministro de Fomento recibe al alcalde para abordar el futuro de los accesos de la ciudad

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

Oviedo recupera el proyecto para mejorar los accesos norte y oeste de la ciudad tras la reunión que ayer mantuvo en Madrid el alcalde, Wenceslao López, con el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. Una reunión en la que se escenificó la decisión de ambas instituciones de descartar el anterior dibujo de la Ronda Norte, de hace 20 años, y en la que, según explicó el regidor, se convino «partir desde cero», con el nuevo estudio que Madrid licitó el pasado agosto y que se contratará a lo largo del presente febrero.

Alcalde y ministro intercambiaron información y opiniones acerca de qué hacer a partir de ahora con lo que en su momento se llamó Ronda Norte y que Fomento califica como 'Acceso Norte a Oviedo' en la justificación técnica del estudio de «posibles corredores entre la autovía A-63, carretera N-634 y carretera AS-II».

Todo porque el anterior informe, solicitado en 1998 y culminado en 2002, no se llegó a aprobar. La tipología de la carretera que preveía, «urbana y multicarril», contraviene el artículo 6.4 de la orden ministerial 3317/2010 «sobre obra de promoción urbanística». Fue la antigua propuesta, inclusa en el PGOU vigente , la que permitió la recalificación de los terrenos como urbanos para la expansión de Las Campas, La Florida y Vallobín; barrios que ahora demandan soluciones a sus exiguas comunicaciones.

Fomento, en una nota enviada a los medios, justifica el nuevo informe en «la necesidad de que se estimen las circunstancias surgidas desde trabajos anteriores» y se compromete a analizar las variables ambientales, económicas, territoriales, funcionales, las afecciones al tráfico y la actualización de costes para dar solución a los accesos.

La reunión dejó a López satisfecho tras el trato «cordial y amigable» recibido por parte de Íñigo de la Serna en la que intercambiaron «información y opiniones» acerca al proceso que ahora se inicia. «Queda totalmente descartado el diseño de hace 20 años. Lo que ahora se va a considerar son tres alternativas posibles en un proceso que parte de cero», reiteró el alcalde que desveló unos plazos ligeramente inferiores para conocer las propuestas resultantes del estudio que se adjudicará en las próximas semanas, presumiblemente este mismo mes de febrero.

A partir de entonces, la empresa adjudicataria tendrá un año para diseñar esas tres alternativas y tras las alegaciones y un posterior estudio de impacto ambiental, «podrá iniciarse el proceso de elaboración del proyecto». Algo que se plantea a 24 meses vista en el caso de que no haya contratiempos.

Asimismo, López incidió en las «líneas rojas» que le mostró a De la Serna. Tras semanas de bronca en el seno del gobierno municipal tricolor, el Pleno del Ayuntamiento llegó a un acuerdo de mínimos a instancias de una moción de Ciudadanos. Esto es, evitar cualquier «agresión al monte Naranco» y, al mismo tiempo, que del estudio resulten propuestas que «resuelvan los problemas de comunicación de la zona oeste y de Ciudad Naranco», según reiteró el regidor.

Unos mínimos en los que difícilmente De la Serna podía no compartir ayer puesto que el propio López indicó a la salida de la reunión que «ni el ministro sabe si alguna de las opciones va a pasar por el Naranco».

Decir no, «una barbaridad»

Hasta la fecha, «hemos estado discutiendo de algo que no existe», elevó el tono López, en alusión al enfrentamiento con sus socios de gobierno de Somos acerca de cómo dar solución a los problemas de comunicaciones de los barrios de expansión de la ciudad sin dañar, al mismo tiempo, el espacio natural del Naranco ni a los monumentos prerrománicos, Patrimonio de la Humanidad.

Con el millón doscientos mil euros que Fomento ha reservado como precio máximo de licitación del estudio y los 84 millones que prevé para la obra, López cree que «el Estado cumple con su obligación para realizar un diseño actual». «En su momento el Ayuntamiento tendrá que dar el visto bueno o no estar de acuerdo» con lo que se plantee, añadió. «Negarnos a algo que no existe ahora mismo sería una barbaridad. Cada decisión tiene su momento», remachó el alcalde para cerrar así una polémica, al menos, hasta que se clarifiquen las alternativas y haya que tomar una decisión entre alguna de ellas.

Durante los trabajos que ahora se inician, López anunció, asimismo, que el Ayuntamiento mantendrá contactos con los técnicos que redacten el informe para facilitarles «no solo información» sino también para hacerles saber cuáles son «nuestras preferencias y qué solución sería la ideal» para unos problemas de comunicación que afectan a unos 30.000 vecinos en la actualidad. «Todos los grupos políticos y los ciudadanos tendrán su momento para opinar», confirmó el primer edil.

Por ejemplo, que el Ayuntamiento y la Consejería de Infraestructuras del Principado llegaron recientemente a un acuerdo en el que, llegado el caso, se descarta que la nueva vía conecte con la AS-II en la rotonda de Luis Oliver, en pleno casco urbano de la ciudad. Con ello se pretende que la solución norte sea una solución de futuro y no nazca con fecha de caducidad.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos