«Lo que queremos es que la losa de Renfe no se caiga encima de la estación»

Uno de los familiares del menor se encara con el alcalde y la socialista Ana Rivas, ayer durante el Pleno ordinario de septiembre. / M. ROJAS
Uno de los familiares del menor se encara con el alcalde y la socialista Ana Rivas, ayer durante el Pleno ordinario de septiembre. / M. ROJAS

El PP le reprocha su récord negativo con apenas 34 euros de inversión por habitante

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

El Pleno dio ayer luz verde por unanimidad a una doble modificación presupuestaria por importe de 8,5 millones de euros con los que se financiarán 26 nuevos proyectos de inversión. Más de uno de cada cinco euros se destinará a la rehabilitación de la losa de Renfe, porque «lo que queremos es evitar que se caiga encima de la estación», expuso el concejal de Economía, Rubén Rosón. Lo hizo antes de las quejas del portavoz de Ciudadanos, Luis Pacho, de que este espacio se use como un recinto ferial. Destacó que es ese «uso intensivo», según recoge la memoria, la que ha deteriorado el pavimento y pone en riesgo «la funcionalidad de la infraestructura ferroviaria» y la integridad de la propia estructura portante.

Rosón no lo negó, pero insistió en que los informes técnicos llevan alertando de lo mismo «no ahora, nos lo dicen desde hace muchos años». En realidad, el problema se ve en el proyecto, aún pendiente de ejecución, para terminar con las humedades en los bajos de Viaducto Marquina. Aquí sucede lo mismo. La impresionante obra de la losa de Renfe -9.575 toneladas de acero y 30.000 metros cúbicos de hormigón para cubrir el tinglado ferroviario con un paseo de 700 metros de longitud y apoyado en 220 pilares de acero- se hizo sin otra impermeabilización que una lámina de tela asfáltica llena de agujeros que causan goteras y humedades 22 años después de su inauguración. Agua que puede afectar al tráfico ferroviario y acabar por dañar la estructura.

Es la principal obra, pero también hay dinero para mejoras en el pavimento -entre otras en la plaza de la Catedral y un millón para calles-, obras en colegios «aunque sean de competencia regional», mejoras en la seguridad de edificios municipales, saneamiento y abastecimiento. Y hay tiempo. Financiadas con remanente de tesorería, el Ayuntamiento tendrá hasta el 31 de diciembre de 2018 para poder hacer las obras tras el cambio de criterio del Ministerio de Hacienda.

Le vendrá bien, porque el concejal popular Eduardo Rodríguez le repasó a Rosón las cifras e hitos de su gestión. Mientras el de Somos presumía de haber logrado «una redistribución del gasto absoluta» el año pasado con más dinero para Personal, Transferencias y Servicios y de haber ejecutado «4 millones mas de gasto que el último año del PP», Rodríguez le afeó el pobre balance del año pasado y que va empeorando este: «Con un récord (negativo) de ejecución de inversiones, solo del 22%, menos de la mitad que en 2015» y que ha dejado la inversión por habitante «en 34 euros». Rodríguez destacó que la ejecución global del gasto se quedó en el 82,3%, un porcentaje bajísimo que «hace que casi uno de cada cinco euros se quede en el cajón», detalló el popular. «Los vecinos», alertó, «pueden acabar por pensar que les sobra mientras no se cansan de pedir más recursos».

Rosón protestó, le exigió que retirase la acusaciones de paralizar la administración y defendió el aumento del gasto y el cambio de prioridades, con siete millones de euros más este año para transferencias y ayudas a las familias e instituciones.

Rodríguez le replicó que si le resulta «incómodo hablar de 2016» al de Somos, podía repasar la gestión de este año, con unos presupuestos que entraron en vigor en abril, poniendo en riesgo la recaudación, o «con el IBI, que supone un tercio de los ingresos en el aire», por no haber publicado el anuncio de información pública. «Transmite falta de rigor y de seriedad», concluyó.

El debate y la AS-II

El debate era vacío. Se aprobó de la Cuenta General. Salió adelante por unanimidad. La hubo también a la hora de repetir la discusión sobre «el inaceptable» retraso de la construcción del enlace de la AS-II con el Hospital. Repetir, porque el Pleno ya exigió al Principado que se ponga las pilas hace unos meses. Ayer matizó exigiendo, en una enmienda defendida por la portavoz socialista Ana Rivas, para pedir un que se dé traslado a las Consistoriales de la planificación prevista hasta el fin de las obras. Rivas no desaprovechó para recordar al popular José Ramón Pando que no les haya oído «escandalizarse porque las obras de Nicolás Soria no es que lleven retraso es que han desaparecido de los presupuestos» del Estado, «por lo menos el Principado mantiene la obra «del enlace) en los suyos. Pando no dejó pasar la ocasión para adjuntar al acta una información de este diario en la que la administración regional admitía que no acabarán los trabajos antes de marzo de 2019 y que solo han ejecutado una quinta parte de la obra.

El resto de las casi cuatro horas de sesión se consumió en proposiciones de urgencia. El PP volvió a plantear proposiciones ya rechazadas en comisión para anular liquidaciones de la Plusvalía, elaborar un plan de calidad del aire, reclamar que Ciencias del Deporte se instale en un campus de Oviedo o enviar medicamentos a Venezuela. Ninguna prosperó. Solo salió adelante la presentada por los tres grupos de gobierno en defensa de las marchas convocadas por las centrales sindicales en defensa de las pensiones. Incluso representantes de UGT y CC OO intervinieron en el Pleno.

Más noticias

Temas

Oviedo

Fotos

Vídeos