Quince meses sin iglesia en Loriana

Estado de la iglesia de Santa María de Loriana a vista de dron.
Estado de la iglesia de Santa María de Loriana a vista de dron. / ASOCIACIÓN DE VECINOS DE LORIANA

«El Arzobispado nos ignora», lamentan los vecinos; el sacerdote alega que la reparación es demasiado costosa | Nadie repara el templo de Santa María, patrimonio cultural para el Principado

DANIEL LUMBRERAS OVIEDO.

«En mayo de 2016 se murió un vecino y tuvieron que oficiarle la misa en San Claudio. Fue cuando nos dimos cuenta de que no se podía entrar, y gracias a Dios que no cayó nada encima de nadie». Así recuerda Gustavo Fernández, presidente de la Asociación de Vecinos del Suroeste del Naranco, el descubrimiento de que a la iglesia de Santa María de Loriana se le había hundido el techo. Quince meses después, sigue igual.

Fernández carga contra el Arzobispado de Oviedo: «Siguen sin dar señales de vida. Seguimos mandando nuestros sentimientos y denuncias por correo electrónico». «No responden, les preguntamos hasta cuándo va a seguir esto así. Nos ignoran. San Bartolomé está allí prisionero y no lo podemos sacar en procesión», prosigue.

SANTA MARÍA DE LORIANA

El templo
Fundado en el siglo XII, hoy luce las remodelaciones de los siglos XVIII al XX. El Principado quiere incluirlo en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias.
Vecinos
Reclaman al Arzobispado que arregle la iglesia o se deshaga de ella si no puede.
Arzobispado
Alega que carece de medios para afrontar la reparación, que costaría 100.000 euros.

La petición de los residentes es simple: «Queremos que arreglen la iglesia, es su patrimonio. Sabemos que el Arzobispado ha vendido un prado del pueblo. Y ese dinero, ¿a dónde ha ido? Podría destinarlo a la reparación de la iglesia. Loriana es una parroquia pobre, existe un principio de solidaridad, las parroquias ricas pueden echar una mano. El cura dijo que sabía que no se podía arreglar, porque cada familia tendría que poner mil euros», indican.

Preguntado por este particular, el párroco saliente (en los próximos días tomará posesión Abundio Martínez, canónigo y capellán de las Pelayas), Luis González, responde que la reparación «en este momento es difícil por el coste que supone arreglar el tejado. En Loriana vamos a misa seis u ocho personas. Cuando es una zona de gente mayor con pensiones pequeñas, ¿de dónde vas a sacar el dinero? No dan subvenciones». «No me siento en conciencia de pedir a los vecinos la cantidad que cuesta. Es más de 100.000 euros, porque hay que levantar todo el tejado», afirma. Desde el Arzobispado se remiten a sus palabras.

Fundada, según la documentación de la Catedral, en el siglo XII, Santa María de Loriana fue reformada entre el siglo XVIII y el XX (en 1929 se coloca la torre de tres tramos). Está hecha con mampostería enlucida y pintada. Recuerda no obstante al estilo románico, al que pertenece un arco que se conserva en la fachada principal.

El Principado abrió en enero de 2016 un expediente para incluir la iglesia en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias. Implica que, provisionalmente, goza de toda la protección que otorga la ley a esta clase de bienes, por lo que, en teoría, el Principado podría requerir al Arzobispado como propietario que cumpla con su deber de conservar la iglesia.

Fernández no admite medias tintas y espera del nuevo párroco «que nos diga algo, aunque sea que no se puede arreglar». Y remata: «Si no pueden cuidar de sus pertenencias, que vendan la iglesia».

Fotos

Vídeos