Las rebajas arrancan con lleno de clientes y «optimismo» de las grandes cadenas

La afluencia a los centros comerciales (en la imagen, Intu Asturias) fue masiva ayer y se registraron atascos en los accesos durante buena parte de la mañana. / ÁLEX PIÑA
La afluencia a los centros comerciales (en la imagen, Intu Asturias) fue masiva ayer y se registraron atascos en los accesos durante buena parte de la mañana. / ÁLEX PIÑA

El pequeño comercio apuesta por cambiar el modelo de la temporada de saldos para que «no solo beneficie a los centros comerciales»

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

Atascos en los accesos a las grandes superficies, calles comerciales del centro atestadas de gente y largas colas en las cajas registradoras. Ese es el resumen de la primera jornada de la temporada invernal de rebajas que arrancó ayer en Oviedo y que, sin embargo, no deja a todos los profesionales del sector satisfechos. Al pequeño comercio, aparte de la competencia con los gigantes de la distribución, alertó ayer, ante el comienzo de la campaña de descuentos, que le ha salido un nuevo rival: Internet.

Responsables de sendas tiendas de dos cadenas de moda explicaron a este diario que aguardan las rebajas de enero, «con optimismo». Las Navidades no han sido todo lo boyantes que acostumbraban a ser otros años y, en las grandes superficies se aferran a los saldos para dar salida al stock. Asimismo, explicaron que «ahora no se nota tanto la rebaja en los precios porque comienzan con el 'black friday' -el viernes 'negro' después de la fiesta de acción de gracias en los EE. UU. y que desde hace años se ha implantado en España- y se mantiene durante la campaña de Navidad». De igual modo, confirmaron que para este periodo se han realizado contrataciones que refuercen las plantillas de los establecimientos.

Ese continuo, que va de noviembre a enero, además, va de la mano de los nuevos hábitos de consumo que han devenido con la revolución tecnológica. A las 12 de la noche del día de Reyes hubo cadenas que habilitaron sus rebajas en sus páginas web. El cliente no tiene por qué pisar la tienda.

Más información

O sí. Como denunció Magdalena Huelga, secretaria de la Federación Asturiana de Comercio en declaraciones para Europa Press explicó cómo actúa el 'efecto probador'. Algo más acusado en temporada de saldos y que consiste en que los clientes acuden a las tiendas a inspeccionar los productos pero los adquieren en último término a través de la web.

Contra la frialdad del cristal de la tableta, los comerciantes a pie de calle quieren ofrecer el valor añadido de la cercanía y garantías postventa. Es difícil, no obstante, según los últimos datos disponibles, en el segundo trimestre de 2017, el comercio electrónico incrementó en España su volumen de ventas en un 23% para facturar 7.300 millones de euros

De este modo, Huelga lamentó la falta de apoyo a nivel local en un mensaje dirigido al Ayuntamiento. «Necesitamos mucha más ayuda para activar un proyecto que es estratégicamente necesario para la ciudad». «Es necesario un plan global», manifestó. Por otro lado, la Unión de Consumidores (UCE), difundió a los medios la propuesta de un «Pacto por las rebajas en Asturias» destinado a fortalecer el comercios de proximidad ante el «estrepitoso fracaso» que, a su entender, está suponiendo la actual normativa para el sector.

«Cinco años después de la modificación regulatoria», esta, «ha beneficiado única y exclusivamente a quien se pretendía favorecer, al modelo de gran superficie y centro comercial», explicó el presidente de UCE, Dacio Alonso. Ante esta situación, el pacto que proponen desde la defensoría del consumidor, supone volver al modelo tradicional de las rebajas, con dos periodos, en invierno y verano. Y más control en los tiempos. Que se limiten por un tiempo mínimo de una semana hasta un máximo de dos meses. Asimismo, pretenden que los productos ofertados sean de temporada. Esto es, asegurarse que hayan pasado al menos, «dos meses en la tienda» y no elaborados ex profeso, como también denuncia que sucede con la producción actual.

Más allá de la contracción de la economía local, está la de las familias que utilizan las rebajas para adquirir «productos necesarios. Ropa sobre todo».«Nosotras venimos a por cosas que hacen falta», explicaron las hermanas Cristina y Paula Martínez a las puertas de una gran superficie en la calle Uría. Entre el trasiego de paraguas, en una jornada marcada por el frío y la lluvia, otros dos hermanos, Marta y Luis Ángel, coincidieron.

«Compramos cosas que necesitamos, nada de caprichos», explicó él mientas que ella añadió que «ahora se compra más después de Reyes. Da rabia ver que al día siguiente esté rebajado». Ángela Bueno, por su parte, confió en el pequeño comercio. «Hay tiendas muy buenas en Oviedo. Y las rebajas han empezado bien. Algunas hasta del 50% por ciento», recalcó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos