El PP reclama mejorar la accesibilidad de las pistas de petanca de La Corredoria

Ana Marta González, Eduardo Llano y Joaquín Fernández.
Ana Marta González, Eduardo Llano y Joaquín Fernández. / M. R.

Denuncia que las instalaciones cuentan con pasillos y accesos complicados para las personas con problemas de movilidad

M. ACEBAL OVIEDO.

Eduardo Llano, concejal del Grupo Municipal del PP, acudió ayer a las pistas de la petanca de La Corredoria para verificar su falta de accesibilidad para personas con problemas de movilidad, y lo hizo acompañado por Ana Marta González, presidenta del Club Deportivo Regenta-Oviedo, y por Joaquín Fernández, presidente de la Federación de la Petanca desde 1992 hasta el año pasado.

Y es que 'el Maracaná de la petanca', según lo denominaba un concejal de un anterior equipo de gobierno popular, «tiene unos pasillos muy estrechos para el paso de una silla de ruedas», expuso Llano. El pasillo central y el de las gradas no están preparados para el paso de sillas de ruedas, o mismamente un carricoche, al ser muy estrecho y al contar con un bordillo de acceso, respectivamente. Además, el pasillo central cuenta con un canal para el agua, el cual no está tapado, por lo que «una rueda se podría quedar enganchada».

De este modo, Llano propone que se llevé a cabo una mejora de las instalaciones, para que así la pista de petanca «sea accesible para todos». Propone que de los 15 metros de anchura que tiene la pista descubierta, se destine uno para ampliar la anchura de los pasillos: medio metro para el pasillo central, situado a la izquierda, y otro medio metro para el pasillo de las gradas. De esta manera, una persona en silla de ruedas podrá moverse sin dificultad por el pasillo central, así como situarse en las gradas para ver una partida. Sin embargo, la entrada a las gradas está flanqueada por un bordillo, el cual impide el acceso a las sillas o carricoches, por lo que este se habría de suprimir.

«La pista de petanca debe de ser accesible tanto para un visitante en silla de ruedas como para un jugador con la misma condición», expresó Llano. Por lo tanto, para que los discapacitados también puedan acceder a las pistas y jugar en ellas si lo desean, se debería suprimir una parte del bordillo que rodea la pista y frena las pelotas, por una «portilla de madera deslizable», o algo similar, para permitir así su acceso al juego.

Joaquín Fernández Peñarroya afirma que se trata de «una inversión asumible», a lo que Llano añade que «son instalaciones de uso público, por lo que el Ayuntamiento ha de ayudar». Para lograrlo, presentarán la propuesta en la Comisión de Urbanismo prevista para el próximo el jueves.

Fotos

Vídeos