Rescate en la subestación de EdP

Bomberos rescatando a la víctima atrapada en el centro de La Corredoria. / AYUNTAMIENTO DE OVIEDO
Bomberos rescatando a la víctima atrapada en el centro de La Corredoria. / AYUNTAMIENTO DE OVIEDO

Los bomberos participan en un simulacro de un incendio en la central de La Corredoria | El operativo, con tres camiones y despliegue policial, llamó la atención de los vecinos, que creyeron encontrarse ante un suceso real

D. L. OVIEDO.

«Vivo aquí abajo y pasaron los bomberos a toda pastilla desde el hospital, vine a ver si pasaba algo». Como Claudio Pérez, fueron muchos los vecinos de La Corredoria que se acercaron hasta el centro de transformación de EdP, alarmados por las sirenas del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) y la Policía Local. Desconocían que se trataba de un simulacro.

Había humo por un incendio provocado por un cortocircuito en el local de generador de gasóleo, situado junto a otros depósitos de «unos 400 litros», indicó el jefe de la intervención, el bombero Camilo Rodríguez. «Acudimos por la llamada de ayuda, con dos dotaciones y un coche de mando», añadió. Tras coordinarse con el jefe de Emergencias de EdP, el personal de Bomberos accedió a la zona siniestrada, la de servicios auxiliares. «Una vez dentro nos encontramos una víctima (desmayada) y nos pusimos a sacarla en una camilla del lugar del incidente. Fuera esperamos a los equipos médicos, que no habían sido solicitados», narró Rodríguez. El accidentado no era otro que un muñeco tamaño persona, similar a los que se usan en simulaciones de accidentes de tráfico, bien tapado con una manta.

La operación se llevó a cabo con la misma rapidez y diligencia que si se hubiera hecho por un accidente real, empezando por el protocolo de aviso desde el 112. «Salimos a las 12.11 horas y tardamos cinco minutos» en llegar, para luego dar por controlado el fuego a las 12.41 horas, explicó la jefa del SEIS, Carmen del Prado. Para el jefe de Emergencias de EdP, Iván Álvarez, la operación también fue un éxito: «Se detectó el incendio por el control, se comprobó dos veces y luego estaba la señal física del humo. Tras la llamada del centro de distribución vino la orden de evacuar y llamada al 112, entonces intervinieron los bomberos. Todo el mundo siguió las vías de evacuación y no hubo ningún incidente».

El objetivo era comprobar que todo estaba listo, tanto los recursos como el sistema de avisos, para responder ante una emergencia. A pesar de que salió «todo bien», hubo alguna sorpresa, expresó Del Prado: «Había una puerta de salida no practicable desde fuera, nos enteramos ya manipulando al herido».

El simulacro también obligó a ralentizar el tráfico en La Corredoria e interrumpió la jornada laboral de unos cincuenta trabajadores, algunos de los cuales salieron a la calle con chaleco reflectante naranja y casco. Otros, una vez concluido el simulacro, se sacaban 'selfies' con la ropa de emergencias puesta.

Temas

Oviedo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos