«A los resistentes antifranquistas nadie les ha dado las gracias»

El público llenó el patio de butacas y el piso superior. /  A. P.
El público llenó el patio de butacas y el piso superior. / A. P.

La escritora Almudena Grandes deja clara su postura sobre la guerra civil, constante en varias de sus novelas, en un Filarmónica repleto

DANIEL LUMBRERAS OVIEDO.

La novelista madrileña Almudena Grandes tiene la guerra civil como uno de sus temas predilectos y, desde luego, con una perspectiva muy clara. «Este es el único país en el que hubo una guerra entre fascistas y demócratas y todavía hay gente que no tiene claro cuáles fueron los buenos y cuáles los malos», expuso ante un Teatro Filarmónica lleno hasta la bandera. Esa era la previsión, por eso la tertulia literaria no se hizo en el Salón de Té del Campoamor.

La autora dejó claro que escribe para «satisfacer impulsos políticos y morales, mostrar al lector español algo que desconoce», la realidad de los que se opusieron a la dictadura y arriesgaron su vida «para que tú tuvieras derechos y libertades». Grandes se preguntó cómo es posible que en Francia, «donde la lucha contra el fascismo duró cinco minutos», haya placas a los caídos y en España no. «A los resistentes antifranquistas nadie les ha dado las gracias», apostilló, cosechando un gran aplauso.

A la novelista la acompañaba la editora Marta Magadán, quien le preguntó si no tenía miedo a que la encasillaran como «escritora de 'novelas maniqueas' de la guerra». Grandes reivindicó la libertad del autor. «Un creador no tiene por qué ser neutral. Desde luego, no lo soy», declaró. Y completó: «La objetividad es una quimera. Es lo que usa la derecha para meterse con los escritores que no son neutrales. Grandes defendió también a Benito Pérez Galdós como modelo para sus novelas, «aunque haya cantamañanas que lo llamen garbancero».

'Los pacientes del doctor García', su última novela y la cuarta de los 'Episodios de una guerra interminable', centró la conversación. Cuenta los años 50, «el último cartucho» de la Resistencia contra Franco, cuando había «70.000 hombres en los montes, y los Aliados no vinieron», con una protagonista poco conocida: Clara Stauffer, delegada de prensa de la Sección Femenina.

La tertulia, que terminó en un coloquio con el público, también versó sobre cine. Grandes explicó cómo intervino en el guion de 'Atlas de geografía humana' porque «Azucena Rodríguez escribía diálogos sin interjecciones» y cómo Bigas Luna, pese a no dirigir 'Las edades de Lulú, le enseñó a «gestionar la fama». Teme que los 'Episodios' no se adapten porque «a los productores les dan miedo la historias de rojos».

Grandes también avanzó que el quinto de los episodios será 'La madre de Frankestein' y contará la historia de Aurora Rodríguez Carballeira, una republicana que crea un muñeco con forma de hombre, durante sus últimos días en un manicomio de Ciempozuelos. «Empiezo a escribir este verano», reveló.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos