Los responsables de Cubo Express dicen que los trabajadores les dieron documentación falsa para el contrato

Camión de Cubo Express.
Camión de Cubo Express. / Mario Rojas

La Fiscalía acusa al administrador de la empresa y a dos de los encargados de la misma de explotación laboral, por supuestamente emplear en condiciones abusivas hasta doce personas extranjeras

EFE

Los responsables de la empresa Soluciones Higiénicas Asturianas, conocida como Cubo Express, han señalado que no tenían conocimiento de que algunos de sus trabajadores hubiesen aportado documentación falsa a la hora de contratarlos, y que fueron éstos los que engañaron a la empresa.

La Fiscalía acusa al administrador de la empresa y a dos de los encargados de la misma de explotación laboral, por supuestamente emplear en condiciones abusivas hasta doce personas extranjeras en situación irregular, en su mayoría de origen subsahariano, y de falsificar documentaciones, y solicita penas de tres años de cárcel para cada uno e indemnizaciones de 6.000 euros para los damnificados.

El propietario y administrador único de la empresa, F.J.G.A., ha declarado que no solía encargarse de la contratación de personal, por lo que desconocía que varios de sus trabajadores estuviesen en situación irregular, y que eran sus dos encargados los que realizaban dichos trámites.

Respecto al accidente de uno de los trabajadores, que acabó falleciendo y que motivó el inicio de las investigaciones, ha señalado que informaron a la asesoría "uno o dos días" después de que se produjese, y que desconocía el motivo por el que se tardó 45 días en informar a la mutua.

Este trabajador de la empresa, encargada del reparto de cubos de basura en Oviedo entre 2007 y 2009, sufrió un accidente laboral el 25 de agosto de 2007 que acabó provocando su muerte después de estar un año y medio en coma.

En el momento de repatriar su cadáver a su país natal, se descubrió que la identidad del fallecido, Mandaw Diagne, no era la misma que aparecía en su contrato como trabajador, Steven Owusu, lo que motivó que se abriese una investigación policial para aclarar los hechos, en la que se llegó a la conclusión de que varios trabajadores tenían documentación falsa.

El administrador ha apuntado que el sistema de prevención de riesgos laborales de la empresa es un servicio externalizado, por lo que tampoco tiene conocimiento de que el trabajador hubiera recibido algún curso sobre este asunto.

Por su parte, uno de los encargados, A.F.M., ha declarado que se encargaba de las contrataciones "ocasionalmente" y que se lo dejaban "todo preparado", por lo que desconocía la situación en la que se encontraban los futuros empleados.

También ha explicado que comunicó "de manera inmediata" sobre el accidente del trabajador, y que el retraso en la información a la mutua podría deberse a la falta de un documento del hospital.

En lo referente a la identidad del fallecido, ha resaltado que visitó al accidentado en el hospital y acudió a su domicilio particular, y que ningún familiar ni amigo le informó de su verdadera identidad, por lo que se enteró de la misma en el momento que se iba a repatriar el cadáver, un año y medio después.

El último de los acusados, S.J.O., ha reconocido que realizaba las labores de contratación, pero ha defendido que todos los trabajadores presentaban un documento de identidad y que no tenía motivos para desconfiar de la veracidad de los mismos.

Además, ha negado las acusaciones de varios de los trabajadores, que han declarado que era la persona que les facilitaba un nombre falso y les daba indicaciones en caso de que la policía les preguntase algo, ya que no tenía acceso a ningún tipo de documentación.

Ha defendido que ni él ni la empresa obtenían ningún tipo de beneficio por realizar este tipo de contrataciones, y que eran únicamente los trabajadores, que podían acceder a un permiso de residencia, los que podían sacar rédito de estas actuaciones, por lo que ha asegurado que eran éstos los que "engañaban a la empresa".

Temas

Oviedo

Fotos

Vídeos