«Las calles quedaron hechas una mierda después del botellón»

«Las calles quedaron hechas una mierda después del botellón»
Un grupo de jóvenes, disfrazados en la calle en El Antiguo. / A. PIÑA

El concejal de Seguridad Ciudadana, Ricardo Fernández, lamenta la suciedad de la vías pero defiende la labor policial durante el carnaval

D. LUMBRERAS / J. C. ABAD OVIEDO.

El domingo, las calles de El Antiguo amanecieron con abundante manto de cristales, plásticos y orines. Restos del botellón de la noche de carnaval. Hasta la fecha, la Policía Local no da cifras de las actas levantadas por tal comportamiento; sin embargo, el responsable de la seguridad de la ciudad, Ricardo Fernández, defendió ayer la labor de los agentes durante el operativo coordinado junto con la Policía Nacional para el desfile, al tiempo que se lamentó por «un comportamiento incívico» en lo que vino después.

«Contábamos con el botellón y reforzamos el servicio. Di instrucción para que se dispusiera de los medios sin ningún tipo de restricción», explicó Fernández, que afirmó conocer el descontento generado en los vecinos de El Antiguo. «Las fotos están ahí y las consecuencias están ahí», espetó. «Es un problema de civismo. Es un problema que empieza en casa, sigue en la escuela y sigue en el Ayuntamiento, es un problema educativo», resumió el concejal que reafirmó su voluntad en «no reparar en medios para enfrentarme al problema cívico que se nos está planteando».

Fernández defendió el trabajo de la Policía Local: «Se empleó, se desvivió y garantizó la seguridad de un evento como el carnaval», pero añadió que «no me gusta el resultado de una parte. No estoy muy contento con que nos encontremos las calles hechas una mierda. Otra parte ha salido bien, que es el despliegue de seguridad». Asimismo, el edil defendió las medidas antibotellón permanentes, no solo en Nochevieja o carnaval. Casos, estos últimos, en los que «nos encontramos gran cantidad de población en un espacio pequeño y eso dificulta mucho las cosas, porque nos podemos encontrar incluso con un problema de orden público en el caso de que haya una actuación policial desmedida».

A las críticas a la actuación sobre el control de la ingesta de alcohol en las calles se sumó en voz de Gerardo Antuña «el descontrol de la limpieza al día siguiente». «El domingo a la 13.30 seguía habiendo calles sin limpiar. Algo que no ocurría hasta ahora. Ya no es solo el control de la seguridad ciudadana. Y esto no lo digo como concejal del PP, que viene a sacarse una foto, sino porque de nuestros años de gobierno sabemos de la dificultad de controlar el botellón. Lo que ahora se suma, con la ausencia de limpieza, es una dejación más del tripartito », añadió el concejal del PP.

Ciudadanos, por su parte, se preguntó si el gobierno municipal expidió de forma expresa la autorización para consumir bebidas alcohólicas en espacios públicos. «Si no hubo autorización, estamos ante una dejación de funciones por parte del tripartito y un incumplimiento de la ordenanza de convivencia», afirmó Luis Zaragoza.

El concejal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos, defendió la fiesta: «No entra en cabeza sana que se quiera aplicar a los jóvenes lo mismo que a los 'Jordis'. Todos a la cárcel. No entiendo que haya gente que quiera que no disfrutar de la ciudad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos