Los edificios municipales llevan al menos seis meses sin pasar revisiones contra incendios

Los edificios municipales llevan al menos seis meses sin pasar revisiones contra incendios
El estadio Carlos Tartiere, cuyas medidas de seguridad contra incendios no se han revisado, denuncia el Real Oviedo. / PABLO LORENZANA

El Real Oviedo presenta un requerimiento tras no superar el Carlos Tartiere los dos últimos controles

CECILIA PÉREZ / GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

Los extintores del colegio donde estudia su hijo, los detectores de humo del centro social donde acude a clases de pilates, las bocas de agua del Teatro Campoamor al que acudió a ver la última y criticada zarzuela 'La verbena de La Paloma. Pensión completa' o la alarma del Carlos Tartiere... Todos los edificios municipales, todos, llevan casi medio año ya sin contrato de mantenimiento de sus instalaciones contra incendios.

La situación estalló ayer tras presentar el Real Oviedo un requerimiento a través del registro ante la Concejalía de Seguridad Ciudadana en el que hace constar que el Ayuntamiento de Oviedo está incumpliendo sus obligaciones de conservación de las instalaciones de protección contra el fuego del estadio municipal de fútbol, donde cada dos fines de semana se sientan casi 15.000 oviedistas, y que el Carlos Tartiere no ha superado, por este motivo, las dos últimas revisiones que prevé la normativa.

Este diario, intentó ayer de forma reiterada obtener una explicación de la situación en la que se encuentra el mantenimiento de las instalaciones contra incendios de los edificios municipales. Todo lo que logró fue que una portavoz de Alcaldía informase de que «no vamos a decir nada». Tampoco aportar los partes trimestrales que debía entregar la empresa de su trabajo. Era un contrato extraño. Sucedía a uno anterior y similar de 2009, en el que la contratista, la misma empresa, debía crear una base de datos informática de todas las instalaciones a revisar. Cuatro años después, en 2013, los pliegos exigían de nuevo la creación de una base de datos que, en teoría, ya debía existir.

Trámites

En octubre del año 2013, tras reiteradas denuncias de la sección sindical de CSI, mayoritaria entonces en Bomberos, adjudicó un extraño contrato para el servicio de mantenimiento y conservación de las instalaciones de protección contra incendios de los edificios municipales. El contrato era extraño, porque los pliegos tan solo recogían los edificios de cuya seguridad debería ocuparse la contratista, pero ni un solo dato de cuántos extintores, detectores u otros sistemas a revisar y mantener se incluían. Extraño, porque para la extensísima lista de edificios, instalaciones, equipamientos de cuyos sistemas debía ocuparse la empresa, el presupuesto apenas ascendía a 42.343 euros al año. Extraño, porque la, a la postre adjudicataria, aún rebajó ese importe de forma notable, al ofrecer una baja del 75% sobre la mano de obra, de más del 50% sobre los materiales y del 41% sobre los precios de reposición o rellenado de los extintores. El contrato fue adjudicado por dos años con dos prórrogas anuales. La última venció el pasado mes de octubre sin que desde la sección de Edificios y Patrimonio, dependiente de la Concejalía de Infraestructuras y Servicios Básicos, se tomasen medidas para licitar un nuevo contrato o para mantener la prestación del servicio en algunas de las fórmulas de alegalidad que ha usado de forma cada vez más frecuente el equipo de gobierno en los últimos meses para casos similares.

Normativa

La revisión y mantenimiento de las instalaciones contra incendios viene regulada en España a través de un decreto de 1993. La norma establece que la instalación y el control de estos equipos debe hacerse por empresas autorizadas o las distancias entre pulsadores de alarma, hidrantes y detectores de humo. Establece también «un mantenimiento mínimo». Cada tres meses, se deben de comprobar cada detector de humos, probar cada pulsador de alarma y el estado de carga, el peso y la presión de cada extintor. Dada su periodicidad, los sistemas de los edificios municipales llevan dos ciclos de retraso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos