La revisión del PGO pretende una ciudad más «compacta» y «sostenible»

Víctor García Oviedo. / CITOULA
Víctor García Oviedo. / CITOULA

García Oviedo, Fernández-Rañada y Tema 3 logran la adjudicación de la revisión del Plan General de Ordenación

J. C. A. OVIEDO.

Una de las líneas maestras del Oviedo del futuro comenzó ayer a esbozarse con la adjudicación de la revisión del Plan General de Ordenación (PGO) a los arquitectos Víctor García Oviedo y Ramón Fernández-Rañada, junto al equipo Tema 3, que pasaron el corte de la mesa de contratación y se impusieron, con una oferta de 650.000 euros, a la UTE formada por Paisaje Transversal. Así, tras quince días del periodo de alegaciones y si todo va como está previsto, la junta de gobierno local firmará la contratación antes de enero.

Todo, porque el primer mes de 2018, Urbanismo quiere comenzar a trabajar. El primer paso será la redacción de la cartografía de la ciudad, ya que, según el edil responsáble del área, Ignacio Fernández del Páramo, la actual está «en pañales» y no refleja sobre los planos la realidad de la ciudad. Después vendrá lo más complicado en unos trabajos que se pueden alargar entre tres y cuatro años «si todo va bien» y en los que, a su vez, se redactarán reformas parciales del PGO existente como en lo tocante a la reordenación de El Cristo.

Un reto que tanto para Del Páramo como para los adjudicatarios resulta «ilusionante» porque «va a transformar el modelo de ciudad».

García Oviedo, uno de los responsables de la revisión del plan, cree que han logrado el contrato por dar mejor solución a tres de los objetivos marcados por los pliegos de licitación.

El primero, abordar «lo que llaman, decrecimiento o desarrollo a la contra», explica el urbanista. La posibilidad de que exista un planeamiento sostenible «menos egoísta, más compacto y cohesionado y en equilibrio», añade.

«Un segundo objetivo era la capitalidad», relata. Una capitalidad que «da derechos pero que exige deberes en el concejo, en el área metropolitana central y en toda la autonomía» porque, para García Oviedo, en la capital del Principado «coexisten diez ciudades». Desde la «fundiacional» a la «eclesiástica», pasando por la «adminisitrativa», «universitaria», «industrial», «comercial» o «residencial».

En todas ellas, afirma el arquitecto, pretenden ser referencia detectando las necesidades para llegar a un equilibrio, siendo conscientes, de que las «ciudades son espacios de conflicto», en el que los intereses de, por ejemplo, la Universidad por tener un campus, no son los mismos que los de los vecinos de un barrio con carencias en servicios.

Ahí entra el tercer ítem sobre el que trabajarán:la participación ciudadana. «Tenemos que ser capital también ahí, en la toma decisiones por parte de la sociedad pero con algo sobre la mesa. Es obvio que el plan lo votan nuestros representantes en el Pleno, pero con la legitimidad que se gana en la calle».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos