Los Reyes Magos llenan Asturias de fantasía e ilusión

Los Reyes Magos llenan Asturias de fantasía e ilusión
Mario Rojas

Melchor, Gaspar y Baltasar desfilan por las calles de la región como preludio de una noche mágica

EL COMERCIOGijón

Ilusión, inocencia y, sobre todo, nervios, fue lo que se vivió por toda la geografía asturiana con la llegada de Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente. Las cabalgatas recorrieron las calles de Asturias mientras Melchor, Gaspar y Baltasar saludaban desde sus carrozas a los niños, ansiosos por que llegasen cuanto antes la noche y los tres magos pasen por todas las casas dejando los presentes, como marca la tradición.

La lluvia no hizo acto de presencia e hizo que las comitivas reales pudiesen lucir como se merecen.

Gijón

La ausencia de precipitaciones animó el arranque de la cabalgata de Gijón, que comenzó su recorrido un tanto atrasado en el abarrotado barrio de La Calzada. La Banda de Música de Gijón fue la encargada de abrir la marcha acompañada de un nutrido grupo de pastores y hebreos. La música ha sido el hilo conductor de todas carrozas que componen el desfile.

Oviedo

La comitiva real ha iniciado su recorrido por las calles de Oviedo a las seis y media de la tarde. Melchor, Gaspar y Baltasar han marchado por las calles de la capital asturiana acompañados por un séquito formado por más de un millar de participantes. Como fue anunciado la cabalgata tuvo una estructura clásica, inspirada en la fantasía oriental que en los años sesenta ideó el escenógrafo avilesino Fernando Wes. Cientos de niños y mayores se acercaron hasta el centro de la ciudad para acompañar a Sus Majestades de Oriente en una cabalgata que este año ha estrenado recorrido.

Avilés

Sus Majestades de Oriente desembarcaron por la tarde en el muelle deportivo en medio de la algarabía generalizada y se dieron después un baño de masas por las calles del centro con el permiso de una lluvia que, pese a estar anunciada, no apareció. El desfile comenzó, como siempre, con el cartero real Aliatar y otros catorce jinetes abriendo paso. Tras ellos, unas soldaditas de plomo, formando de cuando en cuando, y un buzón en el que los más rezagados echaron alguna carta por más que desde los lados los padres comentaran que eso ya no se llevaba, que ahora las cartas se envía por correo electrónico o por ‘whatsapp’. Gaspar desfiló en una carroza de inspiración egipcia y Baltasar en una estrella de Oriente con una megafonía bastante deficiente que lanzaba sonidos africanos. La percusión se solapó en ocasiones con la Banda de Música de Avilés, que recordó que estábamos en Navidad y no en Semana Santa ni en África, con la interpretación de villancicos.

En camello por Gijón

Sus Majestades hicieron ya esta mañana sus primeras paradas. Melchor, Gaspar y Baltasar fueron recibidos en Gijón por miles de personas y la lluvia permitió que se encontrasen con los centenares de niños que, acompañados de sus padres, les esperaban junto al Acuario de la ciudad.

«Por verlos madrugan lo que haga falta. Llevamos aquí desde las 9 de la mañana para estar en primera fila», manifestaba con ilusión Mercedes López, quien se acercó a ver a los Reyes con sus dos hijas, Lucía y María. Y es que sus Majestades han hecho un largo viaje exótico que siempre causa expectación. «Vienen desde el desierto con camello», explicaba Luis a su hijo de 6 años para saciar su curiosidad.

Ya en la plaza del Marqués, Melchor, Gaspar y Baltasar fueron recibidos por la alcaldesa con un cálido aplauso del público.

Brindis real en Oviedo

Sus Majestades también visitaron por la mañana a los niños de Oviedo. Melchor, Gaspar y Baltarsar fueron recibidos por las autoridades locales, que no perdieron la oportunidad de comunicarles sus deseos. Durante el brindis 'real' todos coincidieron en pedir para este 2018 salud y empleo «a raudales».

El alcalde de Oviedo, Wenceslao López, mostró su deseo de «seguir avanzando» en los objetivos de la ciudad, que permitan la puesta en marcha de proyectos como el de La Vega, El Cristo o Naranco.

En cuanto a los tres Reyes Magos, estos pidieron a los padres que pasen a «un segundo plano» hoy, para dejar a los niños como protagonistas, y apuntaron que traerán salud, paz y amor en una noche repleta de ilusión, alegría y magia.

En avión hasta Avilés

Melchor, Gaspar y Baltasar también llegaron a la comarca de Avilés y el Bajo Nalón. En un vuelo Iberia, los tres Reyes Magos aterrizaron a las cinco en punto en el Aeropuerto de Asturias. Aunque la lluvia hizo acto de presencia para recibirles, la ilusión de los cientos de niños que les esperaban pudo más. «Fue un viaje muy bueno. Venimos cargados de regalos pero también traemos un poco de carbon asturiano para recordar a los niños que tienen que portarse bien», decía Gaspar nada más bajar la escalera del avión. A su pie les esperaban las autoridades locales.

Saludaron a todos los presentes y recogieron algunas cartas de pequeños rezagados. En su paseillo por la terminal repartieron cientos de caramelos a los más pequeños y a algunos adultos que admitían tener la misma ilusión que los niños.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos