Psoe

Ricardo Fernández impulsa una ordenanza municipal para modernizar el sector del taxi

Ricardo Fernández impulsa una ordenanza municipal para modernizar el sector del taxi
El edil socialista de Seguridad Ciudadana afirma que la regulación del descanso del taxi ha mejorado la calidad y seguridad del servicio
PUBLIRREPORTAJE

La regulación del descanso del auto taxi ha permitido al Ayuntamiento de Oviedo contar con un servicio público con mayores garantías de calidad y seguridad, que ahora se verá reforzado con una nueva ordenanza municipal para «dignificar» el sector. Una vez superados los tres primeros meses desde su implantación, el concejal de Seguridad Ciudadana, el socialista Ricardo Fernández, considera que se cumplen los dos grandes objetivos que se persiguen con esta medida. De una parte, garantizar el descanso mínimo de los trabajadores y trabajadoras del taxi mediante la parada del vehículo. Y, de otra, lograr una distribución equitativa de la demanda entre la totalidad de los taxis existentes en la ciudad.

El descanso rotatorio comenzó en febrero, después de un amplio periodo de negociación con el sector y de introducir modificaciones a la propuesta inicial. La iniciativa del edil del PSOE obtuvo el respaldo mayoritario en todas las asambleas de trabajadores del sector: la Federación Asturiana Sindical del Taxi (FAST), Unión Taxi Asturias (UTA) y la Asociación de Empresarios de Auto Taxi del Principado de Asturias (Asotaxi).

De hecho, el consenso alcanzado ha sido puesto de relieve en la reciente sentencia del Juzgado Contencioso Administrativo número 4, que desestima la suspensión de la resolución de Alcaldía, y explica que el régimen de descanso semanal es fruto de un «intenso y exhaustivo» proceso negociador mantenido por el Ayuntamiento con las asociaciones profesionales del sector.

El sistema de descanso semanal rotatorio contempla una organización de vehículos en tres grandes grupos. De lunes a viernes paran 20 taxis al día y los sábados y domingos descansan 104 vehículos cada jornada. No se incluyen dentro de esta regulación los taxis adaptados. Con el fin de dar el servicio adecuado durante las horas, días y/o periodos determinados, se suspenderá el descanso obligatorio en el periodo que determine el Ayuntamiento de Oviedo durante la festividad de San Mateo, en el mes de septiembre (de acuerdo al calendario anual), y el mes de diciembre desde el 6 de diciembre (Día de la Constitución Española) hasta el día primero de enero (año Nuevo) del año siguiente, ambos inclusive, y todos aquellos que el Ayuntamiento considere de interés.

Oviedo era una de las escasas ciudades españolas que no había regulado el descanso del taxi, pese a contar con una ratio que excede el número de vehículos que corresponde al volumen de población: 312 vehículos para 220.000 habitantes. Si se tiene en cuenta que la ratio aconsejada es de una licencia por cada 750 habitantes, Oviedo no debería exceder los 293 taxis. «Tenemos más taxis de los que necesitamos, lo que explica que a veces las paradas estén atestadas de vehículos. Es una situación que se ha mitigado con la implantación del descanso. Exactamente igual que sucede en otras ciudades», recuerda Ricardo Fernández.

La regulación tiene, además, la finalidad de velar por la seguridad e higiene en el trabajo, ya que se pretende garantizar el descanso necesario que afecta a los empleados del taxi, ya sean empresarios o trabajadores.

Una vez implantado el sistema de descanso, la concejalía trabaja en una nueva ordenanza municipal sobre el sector del taxi, ya que la actual data de los años 80 -con un parcheo en 1998-, y está desfasada. Es necesario, afirma el edil socialista, regular un régimen disciplinario y poner sobre la mesa cuestiones tales como la dedicación exclusiva, la ordenación del número de licencias - una única licencia por persona física-, la explotación directa de la licencia por el concesionario de la misma, el descanso de los autotaxis adaptados, etc., «cuestiones que se abordarán en ese documento en el que trabajamos».

Se trata, en definitiva, de garantizar la modernización y la dignificación del sector. Es fundamental poner de manifiesto que se trata de una concesión administrativa donde la Administración local debe tener una capacidad de decisión y de regulación de las condiciones de ejercicio de la explotación.

Además, considera necesario «contemplar la irrupción del ultraliberalismo en este sector, representado por las VTC, y que creo deben ser, en el ámbito de las competencias de cada administración –local o autonómica según el caso- objeto de una atención específica que garantice la protección del taxi, que es un servicio público fundamental para Oviedo»

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos