Ana Rivas: «El Auditorio es un edificio ilegal, no cumple la norma ni vacío ni lleno»

La entrada principal al Auditorio Príncipe Felipe. / ÁLEX PIÑA
La entrada principal al Auditorio Príncipe Felipe. / ÁLEX PIÑA

El PP pone en duda la fiabilidad del informe sobre el edificio y Ciudadanos habla de la «irresponsabilidad» del equipo de gobierno

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

«El Auditorio es un edificio ilegal, no cumple la normativa ni estando lleno ni estando vacío». Con esta contundencia, la concejala de Infraestructuras, Ana Rivas, resumió la situación en la que se encuentra el equipamiento que, como desveló este diario, presenta graves deficiencias en protección contra incendios y evacuación, después de 18 años abierto.

La edil trató de construir un relato después de las casi tres horas y media de la comisión extraordinaria forzada por el PP para pedir explicaciones sobre el edificio. Uno que deja muchos interrogantes sobre el pasado reciente, pero también sobre lo sucedido hace dos décadas durante las obras de construcción del inmueble. Rivas insistió en que «el edificio que tenemos no se corresponde con el proyecto» aprobado. Cuando el Ayuntamiento recibió la obra «ya incumplía la normativa (de seguridad) vigente». ¿Cómo fue que los técnicos recibieron la obra como conforme?, ¿cómo es que nadie detectó las deficiencias en estos 18 años o en los tres anteriores planes de autoprotección? Para eso no hay respuestas. Rivas sostuvo que no ha aparecido la documentación de la recepción de obras, recordó que estas se hicieron en cinco fases - «cada una con su expediente»- y en las que incluso han aparecido modificados y reformados. Recalcó que «lo que nos interesa ahora es buscar soluciones» y recordó que la exigencia de responsabilidades es «el último punto» de la resolución del alcalde para poner en marcha un plan de actuación urgente para el edificio.

En la comisión compareció la responsable de Edificios, Mercedes Arbesú, autora del informe que, justo hace dos meses, mandaba cerrar el Auditorio. Rivas explicó que a esta arquitecta «le llegó» en mayo del año pasado «lo que, hasta el último momento, consideraba un borrador» del plan de autoprotección contratado a Premap y que alertaba de las primeras deficiencias. «No le dio importancia, porque de su experiencia con otros planes, cuando hablan de deficiencias, se trata de mejoras de seguridad que proponen», explicó la edil. ¿Lo habló con Rivas? Sí, de deficiencias en este y otros edificios, a la vez que seguía trabajando. En marzo, otro técnico del área visitó el Auditorio con arquitectos para que evaluasen la posibilidad y costes de encargar un informe sobre protección contra el fuego. Del recorrido salió «una información» en la que se decía que a simple vista el edificio incumplía la normativa. Ese informe, dijo Rivas, no le llegó a ella como concejala, sino a Arbesú, que comenzó a trabajar en la contratación del estudio, licitado en mayo. «Es el primer documento que tenemos en el que se nos advierte de los problemas», expuso la edil.

El resto es conocido. Se adjudicó a José Luis Pérez-Lazao, quien confirmó las graves deficiencias y añadió otras en un documento que entregó el 14 de agosto y la funcionaria informó pidiendo el cese de la actividad cuatro días más tarde y se fue de vacaciones, dejando detrás la tormenta.

Pero no todo es el pasado lejano. Ciudadanos puso el acento en la «irresponsabilidad» del equipo de gobierno por no tomar medidas de seguridad para el concierto de Dani Martín del 22 de septiembre o el de la OSPA del 7 de octubre, pese a conocer las graves deficiencias. También por haber ocultado durante meses y no haber actuado con urgencia cuando supo, en marzo, de la existencia de los problemas. Su portavoz, Luis Pacho, también cargó contra el PP por permitir que se inaugurase y mantuviese «una intensísima actividad en el Auditorio» sin informes que certificasen su seguridad. Según Arbesú, estos debían haber sido emitidos por la unidad de Prevención en la sección de Licencias a la que el PP trasladó las competencias que tenía Bomberos en el año 2000. El informe, de haberlo, «no aparece».

Más información

Las dudas del PP

Son cosas que cuesta creer, un ayuntamiento que recibe obras sin comprobar siquiera si se ajustan al proyecto, cosas que parecen irreales. También parece increíble que a estas alturas el Ayuntamiento no sepa cuánto mide el Auditorio y no lo sabe, reconoció Ana Rivas.

Al PP le pareció ayer, sin embargo, que lo de que deja dudas es el informe contratado al arquitecto José Luis Pérez-Lozao Macías. En una rueda de prensa y, después en un comunicado clarificador, el concejal popular José Ramón Pando destacó que el dictamen «contiene numerosos errores en los datos». «No se ajusta a la realidad ni, por lo tanto, a nuestro Auditorio, sino que más bien ha inventado un Auditorio nuevo e inexistente en nuestra ciudad», señaló. Las dudas, que Arbesú deberá solucionar por escrito ya que ayer no lo hizo en la comisión, se refieren a los cuadros de superficies o a si se ha sumado de forma indebida la del escenario o la de la cámara técnica sobre las salas principal y polivalente.

Pando acusó al equipo de gobierno de ocultar durante catorce meses el problema. Mientras tanto, denunció, las «sencillas actuaciones» que propone la jefa de Bomberos «siguen esperando su puesta en marcha» y toda la polémica «generando un daño económico y de imagen a la ciudad en la semana de los Premios».

Fotos

Vídeos