'Rivi': «Tengo más miedo a los ‘Bárcenas’ que a los botellones»

Un grupo de jóvenes hacen botellón en la plaza del Sol./A. Piña
Un grupo de jóvenes hacen botellón en la plaza del Sol. / A. Piña

El presidente de la SOF dice que «hay una especie de nube negra» sobre el consumo de alcohol en la calle y no es «el enemigo a combatir»

R. A. / D. L.Oviedo.

«Cuando era joven hice botellón. Antes no se llamaba así, sino que era sidra compartida en la calle». Con estas palabras, el concejal de Cultura y presidente de la SOF, Roberto Sánchez Ramos, quitó hierro al consumo de alcohol en plena calle. Esta práctica representa una «forma de convivir de una generación» y «no hace daño a nadie», apostilló. Y no le preocupa: «Tengo más miedo a los ‘Bárcenas’(en referencia al extesorero del Partido Popular)» que al botellón, espetó.

Aunque el edil de Izquierda Unida cree que los jóvenes deben de «optar por otro tipo de entretenimiento», no cree que sea el «enemigo a combatir». «Hay otras actitudes mucho más violentas que el botellón. No sé por qué de repente hay una especie de nube negra sobre estos comportamientos», remarcó ayer durante la presentación de las carrozas que desfilarán en el Día de América en Asturias.

Mientras ‘Rivi’ se muestra tranquilo ante los botellones, que cada vez se extienden más entre los jóvenes, el concejal de Seguridad Ciudadana, el socialista Ricardo Fernández, es más drástico. Es partidario de que exista «un control policial» que evite esta práctica y alega que en la ordenanza de convivencia ciudadana ya se establecen «restricciones». La normativa recoge la prohibición del consumo de bebidas alcohólicas en la calle, salvo en establecimientos y espacios reservados para esta finalidad, y que gocen de licencia o autorización, y sin perjuicio de que se den autorizaciones de «carácter extraordinario con ocasión de manifestaciones populares, como ferias, fiestas patronales o locales y actividades similares».

San Mateo

El botellón ha sido protagonista durante los primeros días de San Mateo. La Policía Local intervino junto a efectivos de la Policía Nacional para disipar una «concentración» de jóvenes que ocuparon los soportales del Ayuntamiento con la intención de realizar allí un botellón la noche del viernes, mientras otros acarreaban bolsas cargadas de bebidas alcohólicas, refrescos e hielo por diferentes calles de la ciudad. La plaza del Sol o la del Paraguas fueron algunos de los puntos donde se reunieron para beber sin que se registrara incidente alguno.

Cuando acabaron los conciertos en la plaza de la Catedral, los trabajadores del servicio de Limpieza tuvieron que poner empeño en recoger las botellas, vasos, bolsas de basura que se acumularon en mitad de la vía esa noche.

El sábado, el botellón volvió a la plaza del Ayuntamiento, donde los chicos podían resguardarse del mal tiempo, bajo los soportales de la Casa Consistorial. La cita fue numerosa y el tránsito hacia la calle Cimadevilla era complicado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos