Roban de madrugada más de 180.000 euros en una sucursal bancaria de Olloniego

Un operario encargado por Liberbank de reparar los destrozos en la oficina habla con un policía local. / FOTOS: HUGO ÁLVAREZ
Un operario encargado por Liberbank de reparar los destrozos en la oficina habla con un policía local. / FOTOS: HUGO ÁLVAREZ

Los delincuentes forzaron una ventana para acceder al interior y reventaron el cajero | Una empleada de la entidad dio la voz de alarma tras hallar la oficina destrozada a primera hora de la mañana

DANIEL LUMBRERAS OLLONIEGO.

Los vecinos de Olloniego se despertaron la mañana de ayer con una desagradable sorpresa: unos ladrones asaltaron la sucursal de Liberbank y se llevaron «más de 180.000 euros» de botín, según informó la Guardia Civil. Además, causaron diversos desperfectos en el interior de la oficina, que obligaron a suspender la atención al público durante toda la jornada.

La voz de alarma la dio una empleada de la propia entidad financiera cuando abrió la oficina a las ocho de la mañana: «Estaba el cajero destrozado y la ventana de la parte de atrás de la sucursal, rota», explicaron desde la Benemérita, cuya Brigada de Policía Judicial se desplazó al lugar del suceso desde el puesto de Tudela Veguín. Acudieron también agentes de la Policía Local de Oviedo.

Debido a la alta cantidad sustraída, el equipo de Patrimonio de la Policía Judicial de la Guardia Civil de la Comandancia de Oviedo se encarga de la investigación. De acuerdo con la Benemérita, están trabajando para conocer la identidad de los posibles autores del robo, que se produjo entre las 22.40 horas del domingo y las 8 horas del lunes. Existen varias líneas de investigación sobre cómo perpetraron el asalto y dónde se les puede buscar. Las imágenes de las cámaras del propio banco es una de las bazas. Todo parece indicar que huyeron de Olloniego en su propio automóvil, dado que no se han producido denuncias por robo de vehículos.

«Están robando en bares y con los atracos estamos hartos», dice Carmen Barbosa

Fuentes de la entidad bancaria se limitaron a precisar que hubo «desperfectos» en la oficina. Durante la tarde, varios operarios realizaron tareas de limpieza en el establecimiento, desordenado y lleno de polvo. También repararon la ventana dañada y sustituyeron algunos cables en el interior. En la puerta, un cartel rezaba: 'Oficina cerrada temporalmente'.

El suceso se produjo en una zona en la que los establecimientos más cercanos, una sidrería y la piscina municipal, estaban cerrados, y el vecindario descansaba al ser de noche. La Benemérita interrogó a quienes estaban en casa. Algunos de ellos, preguntados por este diario, no se habían dado cuenta del asalto. «No sentí nada. Me enteré a la una, cuando fui a sacar dinero y estaba cerrada la oficina», indicó una residente del edificio de enfrente de la sucursal. Otra residente, cuyas ventanas dan al lugar del suceso, tampoco percibió a los ladrones: «Voy a la cama a la una, me levanto a las tres y a las seis de la mañana y no he visto ni oído nada. Estoy preocupada».

«Hay miedo»

La presidenta de la Asociación de Vecinos de Olloniego, Carmen Barbosa, afirmó que «hay miedo por parte de los vecinos, sobre todo por los mayores, que hay muchísimos en esta zona». «La Guardia Civil pasa poco por aquí. Teníamos un cuartel y ahora está en Anieves», lamentó.

Pero, además, señaló Barbosa, en la memoria de los vecinos siguen presentes varios episodios violentos sucedidos en Olloniego. «Están robando en bares. Con los atracos andamos un poco hartos». Un trabajador de la zona coincidió con ella; relató que «en un bar, en agosto, entraron y deshicieron la máquina tragaperras. También fueron a robar a otro».

La última intervención reseñable de la Guardia Civil en Olloniego fue el pasado agosto, cuando detuvieron a un individuo por cultivo de drogas. Se incautaron en una casa particular de tres plantas «muy frondosas» de marihuana. También en agosto, los vecinos de la cercana Tudela Veguín aseguraron estar «cansados» de los robos sufridos en la zona.

Más noticias

Fotos

Vídeos