Un atracador roba a punta de pistola 2.000 euros en una sucursal bancaria

A esta oficina, en la calle Fernando Alonso, entró el atracador armado ayer. / ALEX PIÑA
A esta oficina, en la calle Fernando Alonso, entró el atracador armado ayer. / ALEX PIÑA

El autor, un varón de unos 50 años, vestido de negro y con una gorra, huyó de la oficina de la calle Fernando Alonso antes de que llegara la Policía

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Varón, de unos 50 años, armado, vestido de negro y con una gorra. Este es el 'retrato' del hombre que este miércoles atracó la sucursal bancaria que el Sabadell-Herrero tiene en la calle Fernando Alonso (antigua Capitán Almeida). A punta de pistola intimidó a los empleados y se llevó 2.000 euros, repartidos en monedas y billetes. Los hechos tuvieron lugar a las 13.30 horas, pero cuando la Policía Nacional llegó al barrio de Santo Domingo, ya había huido.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad aún no han podido precisar si el arma era simulada. La Policía Científica se ha hecho cargo de la investigación. Durante el mediodía de ayer, los agentes tomaron las huellas tanto de la puerta como del mostrador y analizaron las cámaras de seguridad de la sucursal para poder obtener más datos sobre el atracador.

Por fortuna, ninguno de los empleados sufrió heridas y tampoco hubo que lamentar daños materiales. Todo fue rápida y 'casi silencioso'. Los dueños de los comercios aledaños -un bar, una farmacia y un estanco- no se percataron de lo ocurrido hasta que vieron a las patrullas de la Policía Nacional: «No nos enteramos de nada», coincidieron sus responsables.

Dos casos en tres meses

Por el momento no se sabe si este atraco está relacionado con los dos últimos episodios registrados en Oviedo en los tres últimos meses. Hace nueve días, un varón, de mediana edad y un metro sesenta de estatura, entró en la sucursal bancaria de Colloto, totalmente embozado, y también amenazó a los empleados con una pistola -se desconoce si simulada- para llevarse 5.000 euros. Desde entonces, la Policía Nacional le busca.

En enero, un individuo 66 años fue detenido tras intentar atracar un banco, en el número 6 de la calle Uría, bajo la amenaza de explotar el edificio si no le daban el dinero. El hombre accedió a la oficina en un momento en que no había clientes y salvo un trabajador que había tras el mostrados, el resto del personal se encontraba en la planta superior. Ocultó su rostro tras una bufanda y cuando se aproximó a la caja pedir dinero, «dejó una carta en la que decía que tenía un detonador en el bolso». Fue detenido y condenado a un año y nueve meses de prisión. Sin embargo, no cumplirá esta pena porque carecía de antecedentes penales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos