Rodrigo Cuevas en la Plaza de la Catedral

La lluvia no impidió que el público disfrutase de un excéntrico Rodrigo Cuevas.

AIDA GARCÍA