«Romper el silencio», el reto para luchar contra el suicidio

Voluntarios del Teléfono de la esperanza ayer en Oviedo. / M. ROJAS
Voluntarios del Teléfono de la esperanza ayer en Oviedo. / M. ROJAS

El Teléfono de la esperanza salió a la calle para sensibilizar a los ovetenses con la lectura de un manifiesto en la plaza de la Constitución. Es la primera causa de muerte no natural en Asturias

J. C. A. OVIEDO.

Con música de tambores y coloridos paraguas, los voluntarios de la ONG Teléfono de la esperanza celebraron ayer el día mundial para la prevención del suicidio. Quiseron, así, visibilizar un problema que representa la primera causa de muerte no natural en el Principado, por encima de los fallecidos en accidente de tráfico.

Es un problema grave, pero en todo momento quisieron dejar claro que hay salida. La concejala de Educación del Ayuntamiendo de Oviedo, Mercedes González, cerró el acto con la lectura de un manifiesto en el que se centró en la necesidad de «romper el silencio por aquellos que necesitan hablar de ello».

La portavoz del Teléfono, Rosa de Arquer, recordó que «es un problema en esta región» y que en sus orígenes inciden factores como «la enfermedad mental, la crisis económica o el consumo de sustancias». De Arquer afirmó que «lo importante es saber detectarlo» al tiempo que recordó que una ley de prevención es necesaria. El año pasado, la asociación atendió a 100 personas en crisis con resultado positivo.

Fotos

Vídeos