La ronda de los rodeos

Los residentes tienen que dar rodeos para atravesar la carretera.
Los residentes tienen que dar rodeos para atravesar la carretera.

Una veintena de vecinos pasean desde Otero a Fozaneldi para reclamar conexiones peatonales y viales

DANIEL LUMBRERAS OVIEDO.

Cada día, según estima el concejal de Seguridad Ciudadana, Ricardo Fernández, pasan por la Ronda Sur entre trece y catorce mil vehículos. Es una cantidad mediana frente a los treinta mil de la glorieta de la Cruz Roja o los treinta y cinco mil (el máximo) de la plaza Castilla, pero los vecinos consideran que es excesivo para esta vieja circunvalación y sienten que aíslan unas zonas de otras. Por eso han creado la plataforma Uniendo barrios, para 'humanizar' la Ronda Sur.

Ayer, más de una veintena de miembros de la plataforma, acompañados por Fernández (que además preside el distrito 4) se dieron un paseo desde Otero hasta Fozaneldi para comentar los problemas a pie de calle, cuando el ruido de los coches no ahogaba las voces. Todos se resumen en uno: la falta de conexión entre unos barrios y otros, que obliga a dar enormes rodeos.

Así, la calle Luis Álvarez Fueyo se encuentra en un «fondo de saco» en el que los peatones «tienen que subir por un camín» que les obliga a «recorrer dos kilómetros» a pie hasta el centro de Oviedo, afirma el presidente de la asociación de vecinos de Villafría, César González. Los coches lo tienen aún más complicado: pueden entrar desde la Ronda Sur, pero no tienen carril de salida, lo que fuerza a dar un paseo por Villafría o La Tenderina.

Los vehículos a motor también lo tienen complicado para llegar desde Otero hasta la Ronda Sur. «Llevamos pidiendo una salida por la calle San Mateo desde hace veinte años», recuerda la vicepresidenta de la Asociación de Vecinos de San Lázaro-Otero, Araceli González.

Tampoco los viandantes lo tienen fácil. El puente de Otero a Santo Domingo registra mucho tráfico peatonal los días de colegio y además, indica Manuel Carrero, de Imagina un Bulevar, «no es accesible para personas con movilidad reducida». Muchos vecinos, dicen desde la plataforma, se arriesgan a cruzar la carretera a la altura del hotel. Allí, junto a la rotonda de la ronda, Uniendo Barrios reclama que se instalen pasos de peatones.

A la vuelta de las vacaciones, el colectivo continuará analizando los problemas de la zona, con el objetivo de sumar cada vez más miembros y darse a conocer para construir un proyecto de movilidad urbana a largo plazo. Fernández adelantó que «en próximas convocatorias» del distrito 4 se hablará de la ronda y aseguró que el PSOE ovetense trabaja en esta cuestión.

Temas

Oviedo

Fotos

Vídeos