Rosón reclama la dimisión de Caunedo por el «pufo» del Palacio de Congresos de Oviedo

Rosón reclama la dimisión de Caunedo por el «pufo» del Palacio de Congresos de Oviedo

El edil asegura que reducirá el impacto en las cuentas por el pago de casi 20 millones a costa de los remanentes de 2016 y 2017

D. LUMBRERAS OVIEDO.

«Solo espero escuchar del PP un 'perdón', un 'lo siento' y la asunción de las responsabilidades políticas, que tienen que ver con dimitir. Lamentablemente conocemos el gusto de Agustín (Iglesias Caunedo) por los sueldos públicos». Así replicó el concejal de Economía, Rubén Rosón, al portavoz del PP, Agustín Iglesias Caunedo, a quien vincula al «pufo» del Palacio de Congresos, por el que el Ayuntamiento debe apagar ahora cerca de 20 millones de euros, y para el que pide «que se disculpe y que pague».

El edil cargó contra Caunedo y Gabino de Lorenzo (en los últimos cuatro años se han pagado 105 millones de euros por la gestión anterior de los populares, según recogió este diario). Rosón los tachó como «los peores alcaldes de la historia de Oviedo» e insistió en que no había «ningún informe» municipal que respaldase la pertinencia del Calatrava y que el Ayuntamiento «no necesitaba» ese equipamiento. Extendió la responsabilidad «al gobierno de la Federación Socialista Asturiana», que compró espacios para las consejerías en el complejo de Buenavista.

Preguntado por la posibilidad de que se abra a los exalcaldes un expediente de responsabilidad patrimonial, como el de Villa Magdalena, para que respondan con sus propios bienes por la decisión del Tribunal Supremo que obliga a abonar al Ayuntamiento 18 millones más intereses a la constructora Jovellanos XXI, Rosón dejó la puerta abierta: «Si hay alguna posibilidad de que los responsables políticos paguen, la exploraremos hasta las últimas consecuencias».

La inadmisión del recurso municipal, que pretendía no asumir más costes del Palacio, sentó como un jarro de agua fría. El concejal de Personal, Iván Álvarez, lo resumió en que habría que sacrificar «dos de cada tres euros» de los 32 millones del capítulo de inversiones presupuestados para 2018.

Ayer, Rosón aseguró haber encontrado la salida menos lesiva. «Llevo trabajando tres días y hemos salvado dos de cada tres euros» tras detraer el abono pendiente. El Consistorio reforzará el capítulo de inversiones, que soportará la deuda, con 4,5 millones de euros procedentes del remanente presupuestario de 2016 (con el que se sufragarán gastos como la red de radiocomunicaciones para la Policía Local o el muro de contención del colegio Germán Fernández Ramos). También, a partir de abril, con el remanente del presupuesto de 2017, pendiente de liquidación pero que Rosón estima en «alrededor de dos millones».

Estas partidas sumarían, en un supuesto optimista, 15 millones de euros. Sin embargo, se espera que los intereses del Calatrava asciendan a dos millones, con lo que habría un agujero de cinco. De este modo, las inversiones se quedarían en 27 millones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos