Oviedo blinda San Mateo

Las barreras de seguridad se instalaron en el centro de Oviedo con la ayuda de grúas. / PIÑA
Las barreras de seguridad se instalaron en el centro de Oviedo con la ayuda de grúas. / PIÑA

Los accesos peatonales desde La Escandalera hasta la Catedral se cierran con bloques de hormigón decorados con los colores y el escudo de la ciudad

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

Hoy comienza San Mateo blindado y protegido. Lo hace tras las medidas de seguridad puestas en marcha por parte del Ayuntamiento, en coordinación con las fuerzas de seguridad, tanto Policía Local y Nacional como Guardia Civil. Cuatro anillos de seguridad protegerán a la ciudad ante cualquier posible atentado. Se sigue al dedillo las recomendaciones del Ministerio de Interior, vigentes desde junio de 2015 y acentuadas por los recientes ataques terroristas en Barcelona y Cambrills, el pasado mes de agosto. España mantiene el nivel 4 de alerta terrorista.

Operarios municipales junto a varios agentes de la Policía Local se afanaron ayer en instalar varias barreras de hormigón, pintadas de azul y blanco y con el escudo de la ciudad, en dos puntos neurálgicos de las fiestas: el Campo de San Francisco y las zonas peatonales de la plaza de La Escandalera. Esta última, es la principal vía de acceso al núcleo duro de la fiesta, los chiringuitos y la plaza de la Catedral, donde esta noche tocarán Corquiéu, La Oreja de Van Gogh y Green Valley.

Una plaza de la Catedral que contará por segundo año consecutivo con un plan de autoprotección. Hoy se conocerá qué empresa se hará cargo de la seguridad privada del recinto de conciertos, que deberá trabajar codo con codo con la Policía Local y Protección Civil.

La Oreja de Van Gogh, Corquiéu y Green Valley abren los conciertos de la Catedral de esta noche

En cuanto a los accesos al casco urbano se incrementarán las barreras físicas y de personal, ningún vehículo pesado podrá acceder al centro. En las zonas peatonales no se podrá estacionar y se prohibirá el aparcamiento en las calles Mendizábal y Ramón y Cajal, del Oviedo Antiguo, desde las tres de la tarde en días laborables y durante todo el día, los sábados, domingos y festivos.

Más noticias

En cuanto a la celebración de los festejos, ayer se conoció el contenido del auto emitido por el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Oviedo. Este tribunal rechazó las medidas cautelares solicitadas por el grupo municipal del Partido Popular para suspender la adjudicación de los chiringuitos. El PP argumentaba no se ajustaba a la legalidad.

El concejal de Festejos Roberto Sánchez Ramos sacó pecho al hilo del auto judicial. Defendió la gestión municipal en el proceso de adjudicación de los nuevos chiringuitos y casetas. «Por segunda vez el Partido Popular ha puesto todo su empeño en boicotear las fiestas de San Mateo y ha sido la justicia la que ha truncado sus expectativas partidistas», aseguró el edil, quien añadió que «ahora solo toca disfrutar de San Mateo».

Un disfrute que incluye una campaña municipal para concienciar a los ciudadanos de la necesidad de unas fiestas sin agresiones físicas ni verbales contra las mujeres con el lema 'No es No'.

Estas fiestas serán las últimas que organice la Sociedad Ovetense de Festejos tal como está concebida. El modelo de esta asociación privada incumple la Ley de Racionalización de la Administración Local aprobada hace dos años por el Gobierno Central del Partido Popular. La norma impide que los ayuntamientos formalicen convenios con sociedades y obliga a establecer contratos públicos para garantizar la igualdad de oportunidades.

Con todo, lo que toca a partir de las ocho es disfrutar del pregón del periodista Sid Lowe, del chupinazo, de los chiringuitos y las casetas de hosteleros en el paseo del Bombé, de los conciertos en la Catedral, en el Paraguas y la plaza Feijoo, de teatro, actividades infantiles y de lo que tercie la folixa.

Fotos

Vídeos