Sánchez Ramos asumirá el control total de la Fundación Municipal de Cultura

El concejal Roberto Sánchez Ramos, en una rueda de prensa. / A. PIÑA
El concejal Roberto Sánchez Ramos, en una rueda de prensa. / A. PIÑA

El equipo de gobierno llevará al Pleno la modificación de los estatutos en los que se suprime el puesto de gerente

JUAN CARLOS ABAD OVIEDO.

La junta de gobierno municipal aprobó el pasado 28 de abril iniciar los trámites para modificar los estatutos de la Fundación Municipal de Cultura con el objetivo de redefinir sus fines y competencias. Con el futuro de Sociedad Ovetense de Festejos (SOF) entonces, y ahora, en el aire, aunque cada vez con menos oxígeno, el concejal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos, solicitó un informe a tal efecto para que el Ayuntamiento se convirtiera en el único motor cultural de la ciudad.

En ese informe, elaborado por el secretario municipal, este entiende que el gobierno municipal se puede arrogar las competencias de la gerencia de la Fundación. «Se requiere examinar si desde el punto de vista de la legalidad, ese puesto resulta obligatorio o si cabe prescindir del mismo», reza el documento que acaba concluyendo que sí, que con «la debida motivación», el Ayuntamiento tiene autonomía suficiente como para ejercer con discrecionalidad la potestad municipal.

A resultas que, la futura supresión de la figura del gerente-director, cargo que ahora ostenta Roberto Sancifrián, llega apenas medio año después de que los tribunales le confirmaran en la plaza a la que se habían presentado otros dos candidatos y que acabó en los tribunales. «No tenemos ningún problema con él», afirmó entonces Sánchez Ramos. «Lo que ocurre es que necesitamos menos directores y más trabajadores», añadió.

Se amplían las competencias de gasto de la presidencia hasta los 15.000 euros

De esta manera, con el cambio de estatutos, será el propio Sánchez Ramos, o el que ocupe el área de responsabilidad eventualmente, quien tenga el control de una FMC que con la situación contractual de la SOF, ha heredado la gestión directa de cabalgata de reyes, carnaval y fiestas de San Mateo.

Así, el nuevo objetivo de la Fundación abarca «la planificación, desarrollo y gestión de las instalaciones adscritas a Cultura y a los Festejos del Ayuntamiento de Oviedo», algo que hasta el pasado 31 de diciembre venia ejerciendo la SOF.

Para ello, se amplían las competencias de gasto de la presidencia hasta los 15.000 euros, en analogía con los contratos menores. Recaerá así en 'Rivi' la potestad de aprobar la programación cultural de la ciudad añadiendo, además, la responsabilidad de contratar los eventos «a taquilla que se celebren en recintos municipales». Aquellos en los que el promotor recibe un porcentaje de los ingresos generados.

La asunción de nuevas responsabilidades por el edil de Cultura, llevan, como es lógico, aparejadas, mayos labores de control de la comisión delegada que velará por la correcta ejecución de los contratos y actividades.

No es lo único que cambia en los estatutos de la fundación. Para empezar, la razón social. Se muda la FMC del Campoamor a la calle Progreso número 1 y, como entidad de pleno derecho, será la encargada de ceder espacios públicos para la celebración de eventos.

Temas

Sof, Oviedo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos