Las cofradías despiden una Semana Santa pasada por agua con vistas a su 25 aniversario

La imagen de El Resucitado a su paso por el Tránsito de Santa Bárbara, ayer en la procesión del Domingo de Resurrección. / ALEX PIÑA
La imagen de El Resucitado a su paso por el Tránsito de Santa Bárbara, ayer en la procesión del Domingo de Resurrección. / ALEX PIÑA

La Junta de Hermandades, «sin esperanza» sobre que el Ayuntamiento les apoye en los actos del próximo año

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

La Semana Santa ovetense despidió ayer con la misa de Pascua en la Catedral y con la procesión de la imagen de El Resucitado, custodiado por las seis cofradías que conforman la Junta de Hermandades de la capital asturiana. Un fin de Pasión donde el tiempo dio una tregua a la lluvia caída durante estos días que deslució cuatro de las seis procesiones que cada Semana Santa discurren por las calles de la ciudad. La de la Borriquilla, la Sagrada Lanza de Los Estudiantes, la de El Nazareno y La Madrugá no pudieron salir este año por culpa de la lluvia. «La Semana Santa cayó muy pronto, esperemos que el año que viene, que cae más hacia abril, el tiempo acompañe porque es una pena todo un año de trabajo para no poder procesionar», se lamentó Guillermo García, vicepresidente de la Junta de Hermandades y secretario de la cofradía de El Silencio.

Este fue el sentimiento que resumió la Pascua de este año en la capital asturiana. Pero las cofradías ya tienen el ojo puesto en las celebraciones del próximo 2019 porque será cuando se conmemore el veinticinco aniversario de la recuperación de las procesiones de Semana Santa en Oviedo. «Esperemos que todas las procesiones puedan estar en la calle y sea una celebración más bonita», enfatizó el vicepresidente de las cofradías carbayonas.

Unas celebraciones en las que la cofradía de Nuestro Padre Jesús El Nazareno tendrá mucho que decir ya que fue la impulsora de que los pasos con las imágenes de Semana Santa volviesen a desfilar por las calles de la capital. De quienes no esperan mucho las cofradías es del gobierno municipal. La falta de apoyo por parte del Ayuntamiento se volvió a palpar este año y creen que será la tónica habitual para el próximo a pesar de la celebración de los 25 años de la recuperación de las procesiones. «Sería lo suyo que el Ayuntamiento lo impulsara, ya no solo como una celebración religiosa sino como algo que atrae gente a la ciudad y mueve al turismo y a la economía. Pero ninguna cofradía tenemos la esperanza de que, por lo menos la corporación municipal actual, apoye ningún tipo de celebración», lamentó García.

Desde la Junta de Hermandades volvieron a afear la postura del gobierno local ante la celebración de la Semana Santa y su falta de apoyo. El vicepresidente de esta institución aseguró «echar en falta» la ayuda municipal para publicitar esta celebración. Puso como ejemplo la inexistencia de los programas que años atrás se repartían desde el Ayuntamiento con la información de las procesiones. «Económicamente para las cofradías es inviable hacerlo sin el apoyo de la Corporación», incidió Guillermo García. El vicepresidente la Junta de Hermandades realizó estas declaraciones tras finalizar la misa de Resurrección en la Catedral oficiada por el arzobispo de Oviedo. En la homilía de este año, el Fray Jesús Sanz Montes dejó de lado las lecturas entre líneas y los varapalos a la actualidad política tan presentes en la mayoría de sus sermones.

Más información

Guiño al mal tiempo

De lo queno quiso olvidarse el prelado fue de las cofradías y hermandades de la capital asturiana presentes ayer en la eucaristía. A ellas se refirió en su homilía, les dedicó un cariñoso saludo y recordó que «siempre que se ha podido por el tiempo y su inclemencia habéis procesionado por nuestras calles y plazuelas sacando fuera la fe que tenéis y sentís tan dentro». No fue la única alusión. Al finalizar la misa, Jesús Sanz Montes volvió a dirigirse a las cofradías. Reconoció su labor como defensoras de la Pascua y sus tradiciones para a renglón seguido y a modo de guiño dirigirse a los fieles en general y a los cofrades en particular. «Me comentan que las cofradías están debatiendo sobre si nombrar Cofrade Mayor al hombre del tiempo. No lo hagáis. Al menos, no todas porque corréis un alto riesgo», ironizó Jesús Sanz Montes.

Lo hizo minutos antes de que la procesión de El Resucitado saliese por la puerta de La Limosna hacia la Corrada del Obispo. Hasta dos intentos tuvieron que hacer los cofrades para poder salir de la Catedral con el paso de la imagen de Jesús Resucitado. Un mal cálculo a la hora de esquivar la salida hizo que los cofrades tuviesen que recular hasta en dos ocasiones para poder salir sin problema. A la tercera fue la vencida y la imagen procesionó por las calles de El Antiguo, seguida por decenas de fieles y no pocos turistas que apuraban sus últimas horas en la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos