El agua desluce el final de la Pasión

La Soledad. Salió en procesión acompañada de funcionarios del parque de Bomberos, aunque estos no lucen ya los distintivos ni pueden usar el uniforme de trabajo o gala del servicio por decisión del equipo de gobierno./
La Soledad. Salió en procesión acompañada de funcionarios del parque de Bomberos, aunque estos no lucen ya los distintivos ni pueden usar el uniforme de trabajo o gala del servicio por decisión del equipo de gobierno.

La cofradía del Santo Entierro burló este sábado a la lluvia en la procesión de La Soledad

Cecilia Pérez
CECILIA PÉREZ

La Semana Santa ovetense va plegando pasos en una festividad que concluye hoy con la misa de Resurreción a las doce de la mañana en la Catedral. La lluvia restó protagonismo a las procesiones de las seis cofradías de la ciudad. Pero el mal tiempo dio un respiro ayer a la cofradía del Santo Entierro que pudo procesionar sin problema con el paso de la virgen de La Soledad.

La lluvia dio una tregua tras una madrugada lluviosa y a las diez y cuarto de la mañana la comitiva salió de la iglesia de San Isidoro El Real. Casualidades meteorológicas hicieron coincidir la salida de unos rayos de sol con la de la imagen de La Soledad. Engalanada para la ocasión, con manto de negro y bordados dorados, la imagen salió escoltada por los cofrades y por cinco bomberos del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento de Oviedo, eso sí, sin distintivos oficiales desde que hace dos años el gobierno local prohibiese a sus trabajadores municipales desfilar con uniforme.

Se resarcieron así de la suspensión de parte del recorrido de la procesión del Viernes Santo. La comitiva del Santo Entierro salió de San Isidoro con la imagen del Cristo Yacente y La Dolorosa pero a mitad de camino tuvieron que regresar a la parroquia ante la intensa lluvia que deslució el recorrido.

Más información

Peor suerte corrió la hermandad de Los Estudiantes. Su procesión más esperada, La Madrugá, se quedó a las puertas de la capilla del Edificio Histórico de la Universidad. La intensa lluvia caída la medianoche del Jueves Santo al Viernes Santo impidió procesionar a la imagen a costal, como es tradición en esta cofradía.

La otra cara de la moneda se vivió en la Catedral ovetense, a resguardo de la lluvia y el viento, donde centenares de fieles contemplaron la muestra y veneración de la reliquia del Santo Sudario de Cristo este Viernes Santo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos