El Seminario invertirá 10 millones en la renovación de sus instalaciones

El Seminario invertirá 10 millones en la renovación de sus instalaciones
Entrada principal del Seminario Metropolitano. / A. PIÑA

Las obras se realizarán a lo largo de una década y arrancarán con la creación de una nueva residencia para seminaristas

D. LUMBRERAS OVIEDO.

Diez millones de inversión en una década. Son las grandes cifras de la reforma que afrontará el Seminario Metropolitano para modernizar la residencia de los aspirantes a sacerdote, las zonas de enseñanza y las estancias para usos ocasionales. El objetivo es que el edificio de Prao Picón, con 35.624 metros cuadrados, cuatro plantas sobre rasante y cuatro semisótanos, tenga unos «usos acordes a los tiempos», en palabras del rector, Sergio Martínez.

La primera obra, y la más relevante, será la ejecución de una nueva residencia para seminaristas de hasta cincuenta plazas en el ala, hoy desocupada, que albergó el colegio La Asunción. Contará con habitaciones más amplias que las actuales, con zona de estudio y baño completo, así como estancias comunes renovadas. «Estamos pendientes de adjudicar esta actuación, que costará en torno a 2,5 millones», informa el rector.

Residencial
Se construirá en el ala que ocupaba el colegio La Asunción y dará cobijo hasta a cincuenta seminaristas.
Académica
Se renovarán las aulas y despachos de la planta baja y la primera, y la biblioteca, para adaptarlas a la modernidad.
Acogida
En las plantas superiores se adecuarán las estancias que sirven para la acción pastoral de las parroquias.

En segundo lugar se modernizará la zona académica, en la que estudian 25 seminaristas y los 117 laicos que cursan Teología. A tal fin se reorganizarán aulas y despachos en la planta baja y la primera del pabellón central. La biblioteca, en la cuarta planta, descenderá.

Se modernizarán también los espacios académicos y los de acogida

Por último, se adecuarán los espacios de acogida en un lugar que recibe cerca de 12.000 visitantes al año, con tendencia al alza, según las últimas estimaciones del Seminario. El fin es poner a disposición del la acción pastoral de las parroquias y de la diócesis en general unos espacios dignos y en buen estado.

La reforma se ejecutará por fases flexibles, a medida que se vayan liberando recursos. «Nuestra idea es hacer las obras según vayamos pudiendo hacerlas, no queremos hipotecar la diócesis», resume Martínez. Para pagar, utilizarán los ahorros de los últimos años, ayudas de los fieles y de las parroquias -la vía de financiación primitiva del edificio-, parte de la subvención ordinaria del Arzobispado -que no se incrementará- y un préstamo bancario. También se espera que la primera fase de las obras genere rentabilidad.

Situación actual

El Seminario lo proyectó Gabriel de la Torriente en 1944 y empezó a habitarse, aún sin terminar, al año siguiente. Llegó a albergar 600 internos, pero hoy solo tiene 19 residentes permanentes. «Sobra espacio», reconoce Martínez. Y se ha quedado obsoleto. Cuenta que «este año nos reventaron cinco cañerías y en reparaciones son 200.000 euros lo que llevamos. La calefacción está sin sectorizar. Y hay partes en la instalación eléctrica que se deciden cortar porque no cumplen con la normativa» de seguridad. Por eso también se hacen las obras, «en previsión de una eficiencia energética» que permita ahorrar dinero y también ser más sostenibles, en la línea de la última encíclica del papa Francisco, 'Laudato si'.

Actualmente en Seminario cuenta con varias zonas alquiladas: a la Facultad de Magisterio Padre Ossó, a los cursos de preparación del MIR, la radio COPE y el Albergue de Peregrinos, que es del Ayuntamiento pero lo gestiona la Asociación Astur Leonesa de Amigos del Camino de Santiago. Estos arrendamientos dan suficiencia económica a la institución. «Luego hay zonas que fueron dejando de usar», apunta el rector, y que de momento no tienen destino pensado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos