La sequía obliga ya al Consistorio a comprar a Cadasa más de la mitad del suministro

La recuperación del caudal del canal del Aramo ha permitido suspender los bombeos desde el embalse de Los Alfilorios. / J. C. ROMÁN
La recuperación del caudal del canal del Aramo ha permitido suspender los bombeos desde el embalse de Los Alfilorios. / J. C. ROMÁN

Las lluvias permiten suspender el bombeo desde Los Alfilorios, pero el canal del Aramo solo rinde un 20% de su capacidad

GONZALO DÍAZ-RUBÍN OVIEDO.

¿Que cómo está el enfermo de la sequía? Pues un poco mejor, pero con tendencia a empeorar. Las lluvias del fin de semana han permitido al Ayuntamiento dejar de bombear agua desde el fondo del embalse de Los Alfilorios gracias al aumento del caudal del canal del Aramo. Fuentes municipales explicaron que el mix de abastecimiento ayer en la ciudad para un consumo de 700 litros por segundo se surtía con 200 litros procedentes de los manantiales del canal; 140, bombeados desde el nivel freático del Nalón en Palomar y algo más de 350 litros por segundo comprados al Consorcio de Aguas de Asturias.

Los números suponen que, en los últimos 15 días y a pesar de las tormentas y jornadas lluviosas, el Ayuntamiento ha tenido que aumentar en un 20% la adquisición de agua del sistema del Alto Nalón, de los embalses de Rioseco y Tanes. Por primera vez, sin que medie avería o parada técnica, más de la mitad del agua que consumen los ovetenses no procede de recursos propios, frente al 18% de media en épocas, como esta, de estiaje. Tiene que ser comprada a Cadasa. Y no, no es barato: a las tarifas del Consorcio el gasto supera los 5.500 euros diarios.

La situación es inédita y desconocida desde los 90. Como lo fue cuando hace dos semanas el Ayuntamiento tuvo que empezar a bombear el agua de Los Alfilorios, al quedar el nivel del pantano por debajo de las válvulas de salida. También son desconocidas las medidas de ahorro impulsadas por la concejalía de Aguas, que ha reducido el riego en un 80%, salvo en las zonas de flor, y el baldeo de calles a un día por semana, mientras pide colaboración ciudadana para un consumo responsable.

Las necesidades, señalan fuentes del servicio, no harán sino crecer en los próximos días. «Andamos por los 700 litros por segundo. A ver a final del día de hoy (por ayer para el lector), porque seguro que sube algo y los superaremos. La vuelta al cole y a la normalidad también se nota», explica un técnico del área.

Más noticias

Aunque el nivel del pantano se mantiene «estable», el crecimiento del caudal del canal del Aramo ha dado un respiro y permitido dejar de usar las bombas en el embalse. El canal del Aramo aporta ahora 200 litros por segundo, la mayoría procedentes de las captaciones de Code, con 70 litros por segundo por 30 la semana pasada, y Fuentes Calientes, el más estable de todos los manantiales del sistema, con 50. Pueden parecer buenos datos, pero los 200 litros que transporta el canal suponen el 20% de su capacidad real, los 972 litros por segundo oficiales que suman las concesiones autorizadas, aunque hay denuncias de ecologistas que dicen que la ciudad sedienta aprovecha para llenar sus reservas en la época de deshielo, captando más de lo que está autorizado. En el manantial de Code (Riosa), por ejemplo, ha llegado a escupir con violencia 3.000 litros por segundo por los 70 actuales o los 30 de la semana pasada.

Las cifras suponen además asumir que buena parte de las captaciones están secas o por debajo del caudal ecológico mínimo. Del sistema del Aramo, los manantiales más importantes por volumen concedido son los de Cortes, 300 litros; arroyo Bragales, 230; Code, 115; Fuentes Calientes, 100, El Llamo, con 77, y las tomas del río Lindes y del arroyo Navachos, con 50 litros por segundo cada una.

Trasvase, ¿qué trasvase?

La falta de nieve del invierno pasado está detrás de la situación actual, pero también el año 2015 fue muy malo. Las soluciones no son sencillas. El Plan Director de Abastecimiento de Agua de Asturias (2017-2037) incluye estudiar un trasvase desde la cuenca del Navia al área central. No piensen en Oviedo. El embalse de Arbón está a 37 metros sobre el nivel del mar; los depósitos de El Cristo a más de 330. Solo llevar el agua de Arbón a los concejos de la rasa costera del Occidente, de Valdés a Castropol, costó 48 millones de euros. Cadasa tiene otro plan: un nuevo depósito en Cuyences a más altura y conectado con el de El Cristo por 11 millones.

Fotos

Vídeos