Los socios reclaman que la SOF continúe, sea cual sea la fórmula

D. LUMBRERAS OVIEDO.

Al margen de los debates técnicos y las broncas políticas, los socios tienen clara una cuestión: sea cual sea la fórmula legal y administrativa, lo importante es que la SOF, fundada allá por 1947, siga existiendo y teniendo actividad. Interviniesen o no en la asamblea, el sentir de los socios era que no se podía dejar desaparecer la entidad.

«Llevo de socia más de 50 años. Ya era socio mi marido y desde que se murió yo seguí», afirmaba María Teresa Mielgo, que siguió con atención la información de «quién coge la SOF». «Yo no quiero que muera, quiero que siga. Quien sea, pero que siga. Pago religiosamente todos los meses», aseveró.

En el otro extremo, el joven Manuel López consideraba que «después de dos años (de gestión del nuevo gobierno», hay que mirar hacia atrás y ver las cosas buenas. Los conciertos no han tenido ni mucha influencia ni mucha demanda. Me gustaba el modelo anterior». Con todo, para él, lo importante es que haya una «SOF viable».

El artista Ánxel Nava apostó por «refundar» la SOF para convertirla en «una herramienta para actualizar el contenido cultural de las fiestas», dado que consideró las actuales son algo «rancias». Y para que la folixa tenga «una vida y una contemporaneidad de la que ahora están lejos», pedía la «continuidad del organismo, que sea útil».

Por su parte, Esther González Debén veía el panorama «complicado. Era previsible que esto tuviera que darse, hace años que se sabía que las fiestas no se podían organizar de esta manera». «No sé qué posibilidades hay, si crear una empresa municipal o que siga su propio camino», aventuraba, decantándose por esta última opción».

Temas

Sof

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos