Sonrisas sobre fondo gris

Mascotas, niños y mayores posan tras los carteles mateínos que jalonan el Campo. / ALEX PIÑA
Mascotas, niños y mayores posan tras los carteles mateínos que jalonan el Campo. / ALEX PIÑA

Los carteles de San Mateo, la nueva atracción del Campo de San Francisco | El Ayuntamiento coloca cinco reproducciones en el parque para que la gente se haga fotografías de recuerdo de los festejos

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

Que hablen de uno aunque sea mal. Nunca un refrán fue tan apropiado para resumir lo que los carteles de las fiestas de San Mateo han suscitado en el pueblo llano. «Mira que son feos», musitaban ayer un grupo de señoras que paseaban, paraguas en mano, por el Campo de San Francisco. «Y encima los ponen en grande», apostillaba su compañera de caminata.

Grandes porque el tamaño aquí sí importa, al menos para la función que están cumpliendo los carteles en pleno Campo de San Francisco diseñados por Ricardo Villoria. Se han convertido en la atracción del parque. Cinco reproducciones a gran tamaño jalonan los rincones del pulmón verde de Oviedo con el objetivo de que la gente se haga fotografías en ellos y con ellos. «Serán feos, pero la gente no para de hacerse fotos», apuntó Laura Muslera. Su hijo fue uno de ellos. No dudó en meter la cabeza y mimetizarse con la señora del acordeón.

Cuando a Giovanna Gordon, gallega de Lugo, se le explicó que estos son los carteles que anuncian una fiesta, no se lo creyó. «Yo los veo más para unas fiestas de aldea no para las de una capital». Este es su primer San Mateo y tras la primera impresión de «melancolía» y «tristeza», la gallega les dio cancha. «Lo que sí me gusta es que los hayan sacado a la calle para que nos hagamos la foto». Ni corta ni perezosa, encasquetó a 'Bad', su mascota, en el agujero que simula la cara del niño del algodón de azúcar. Ni tan mal. Juzguen ustedes mismos. «La gente pica por muy feos que sean», apuntó su compañero, Rubén Ferreira.

«Serán feos pero la gente no para de hacerse fotos», dice Laura Muslera

«A mí no me parecen feos. Son originales y diferentes», defendió José María Fernández, mientras aupaba a sus nietas para hacerse la foto. «A falta de juegos tradicionales esta va a ser la atracción infantil de las fiestas», señaló María Fernández. Un consuelo para ella.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos