El Supremo anula la supresión de un aula de Infantil en el colegio Nazaret

Confirma la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias y rechaza el recurso interpuesto por la Consejería de Educación

CECILIA PÉREZ OVIEDO.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha rechazado el recurso presentado por el Principado contra la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) que dejó sin efecto, el pasado noviembre, la resolución de la Consejería de Educación por la que suprimió un aula de Educación Infantil en el colegio Nazaret.

El Tribunal Supremo da así la razón a la comunidad educativa en su lucha por recuperar una de las dos unidades que el Principado anuló el curso pasado. Hay que recordar que la consejería liderada por Genaro Alonso decidió agrupar a los veinticinco alumnos de tres años, la ratio máxima permitida en la concertada, en una sola aula. Educación prescindió así de una de las dos unidades a pesar de que en el curso anterior, el correspondiente al 2015-2016, el Nazaret tenía matriculados veintiocho alumnos de tres años repartidos en dos clases.

La sentencia del Tribunal Supremo recoge que la Consejería de Educación debe «acatar también políticamente la sentencia y resarcir a toda la comunidad educativa del colegio Nazaret de todos los perjuicios derivados de su arbitrariedad», apuntaron desde el comité de empresa del centro escolar, a través de una nota de prensa. Perjuicios que van desde la reducción de matrículas en el centro a los trabajadores que han perdido o han visto amenazados sus puestos de trabajo. También hacia los alumnos «que se han visto perjudicados en su educación al ser agrupados en una sola aula y no en las dos que por justicia les correspondía».

Recuperar el aula

Tras conocer la sentencia del Tribunal Supremo, el comité de empresa del colegio Nazaret consideró que la «solución justa» sería el desdoblamiento del aula anulada y la recuperación de la estructura en dos líneas para el periodo de matrícula del curso que viene. Por este motivo, ya anunciaron que solicitarán tanto al consejero de Educación, al director general y al propio presidente del Principado, la apertura de una mesa de negociación «a fin de alcanzar una solución acorde con la sentencia». En caso de no llegar a ese acuerdo, solicitarán la ejecución inmediata de la sentencia.

Para la comunidad educativa del Nazaret, el fallo del Tribunal Supremo «no solo condena la arbitrariedad con la que actuó la Consejería de Educación, sino que también supone un reconocimiento a la perseverancia y al espíritu de lucha de toda la comunidad educativa de un colegio de barrio contra la acción, a todas luces desproporcionada, de la Administración», incidieron desde el centro escolar.

El fallo de la Sala del Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, contra el que no cabe recurso, también condena al Principado al pago de 1.000 euros por las costas procesales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos