Taboada relaciona su citación judicial por el spa del Naranco con el 'caso Aquagest'

La parcela del spa de Ciudad Naranco vista desde la ladera del monte. / PIÑA

Considera «surrealista» que la empresa del centro fracasado pida ahora explicaciones después de «dejar colgado» al Ayuntamiento

DANIEL LUMBRERAS oviedo.
Sábado, 11 noviembre 2017, 01:09

«Es una forma de darle a esto cierto aire rocambolesco». Así calificó la vicealcaldesa Ana Taboada que el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 la cite a declarar, a ella y al alcalde, Wenceslao López, por haber manifestado que no continuarán con la obra del fallido spa de Ciudad Naranco, paralizada en 2008, y demolerán la estructura de hormigón que dejó su adjudicataria a los pies de la pista finlandesa.

La también líder de Somos fue más allá: relacionó este nuevo frente judicial planteado por Naranco Wellness, la unión temporal de empresas (UTE) formada por El Caleyo, Jesús Martínez Álvarez y Gaia Gestión Deportiva, con el 'caso Aquagest', que actualmente está en fase de instrucción en Lugo como una pieza separada del 'caso Pokémon'. Y, continuó diciendo Taboada que «uno de los participantes de Naranco Wellness ha participado en empresas del 'caso Aquagest'». «Todo tiene que ver con el capitalismo de amiguetes del PP. Esto es un pufo del PP, que quede claro», aseveró la concejala.

Dicho esto, aseguró que fue Naranco Wellness quien pidió la comparecencia de ambos políticos, en base a unas declaraciones suyas, y «no el juez», «Es un poco surrealista que la empresa que ha dejado colgado al Ayuntamiento con el spa a medio construir» sea la que pida explicaciones, remató.

Abogacía Consistorial considera que ni López ni Taboada deben declarar en el juzgado presencialmente, sino por escrito, para lo que ha presentado un recurso. La concejala está dispuesta a acudir si es preciso: «Vamos a defender el interés público». A su juicio, Naranco Wellness emplea «argucias de todo tipo» para impedir la «hoja de ruta» del equipo de gobierno», que pasa por que el barrio «tenga equipamientos públicos».

El alcalde, Wenceslao López, llamado a declarar, prefirió no abordar el asunto ayer. Contrasta esta actitud con la animosidad que le llevó a asegurar hace un par de semanas que no hay incompatibilidad entre la construcción de un polideportivo público en el solar del spa y el centro deportivo de siete millones que Enjoy Wellness planea levantar, en cuanto tenga licencia, unos metros más cerca, en terrenos del colegio Loyola.

Culebrón judicial

La historia comenzó, como recordó Taboada, en 2005, cuando «uno de los grandes sueños de Gabino de Lorenzo era construir no sé cuántos spas, con una viabilidad económica que no era la real». El Ayuntamiento ponía el suelo y la empresa se encargaba de las obras y de su explotación para sacarle rendimiento, un modelo que solo funcionó en Montecerrao. Llegó la crisis y allí se quedó la obra, a medio hacer y deteriorándose. Agustín Iglesias Caunedo, siendo alcalde, también apostó por derribar la estructura de hormigón que quedó en pie en el Naranco. Era lo favorable para el Ayuntamiento, después de que un informe de una arquitecta municipal sostenga que es más costoso reparar la estructura, muy deteriorada, que derribarla. La funcionaria también está citada a declarar.

La liquidación del contrato con Naranco Wellness está en manos del Tribunal Supremo: la UTE reclama al Consistorio tres millones de euros por los trabajos realizados; y el Ayuntamiento le exige cuatro millones por los daños y perjuicios por quedarse sin spa y un esqueleto de hormigón, vandalizado, grafiteado y cercado por la vegetación.

Secciones
Servicios