Tras la pista del dinero robado

La sucursal asaltada en Olloniego, permanecía ayer cerrada al público. / HUGO ÁLVAREZ
La sucursal asaltada en Olloniego, permanecía ayer cerrada al público. / HUGO ÁLVAREZ

Localizar los 180.000 euros sustraídos por los asaltantes de la sucursal financiera de Olloniego es «muy complicado»

C. PÉREZ / D. LUMBRERAS OVIEDO.

¿Dónde están los 180.000 euros que se llevaron los asaltantes de la sucursal de Olloniego? La pregunta tiene una respuesta complicada porque según un directivo de una entidad financiera, consultado por este periódico, seguir la pista al dinero robado es «muy complicado».

Los ladrones que asaltaron la entidad bancaria de Olloniego entre la noche del domingo y la mañana del lunes, huyeron con una cuantía importante, el mayor botín registrado en un asalto en la última década en Asturias. En un primer momento se podría pensar que en cuanto hagan uso de él se determinará su origen, dinero robado a una sucursal, a través de su numeración. Pero no es así. «Solo se podría conocer la procedencia del dinero si este hubiese sido enviado directamente del Banco de España a la entidad financiera, es decir, si fuese de nueva circulación», explica un director jubilado de una entidad bancaria que prefiere mantenerse en el anonimato. Y esto con matices. Para averiguar su origen, los ladrones tendrían que ingresar directamente en sus cuentas el metálico sustraído. Al pasar los billetes por el dispensador se podría «seguir el rastro». Pero es bastante improbable que ocurra. «Según como actuaron, los ladrones parecen bastante profesionales así que nunca se les ocurriría hacer un ingreso en sus cuentas corrientes».

Más difícil es otro escenario para su localización: si el dinero que guardaba la sucursal de Olloniego en sus cajas fuertes era papel moneda en uso o procedente de otra oficina bancaria: «Al dinero ya en circulación es imposible seguirle la pista», aseveró el exdirector bancario.

«Son bandas de fuera, fue un robo sofisticado», dice la presidenta vecinal

Los ladrones son unos «profesionales» que fueron capaces de acceder a la sucursal, reventar las cajas fuertes con lanzas térmicas y radiales sin que saltasen las alarmas, llevarse el botín y huir sin que nadie se diese cuenta. El equipo de Patrimonio de la Policía Judicial de la Guardia Civil de la Comandancia de Oviedo continúa con las labores para identificar y detener a los asaltantes.

Mientras tanto, Olloniego vuelve a la normalidad, dentro de lo que cabe. «Somos gente tranquila, está como estaba. Nos preocupamos por no tener cuartel y por que la Policía Local y la Guardia Civil tienen muchas zonas que cubrir», declaró la presidenta de la Asociación de Vecinos de Olloniego, Carmen Barbosa.

La dirigente vecinal mostró su «preocupación por la gente mayor» y llamó a que «nos cuidemos unos a otros, avisando de que no abran a desconocidos y tengan cuidado a ciertas horas». En la localidad no dudan de lo que pasó: «Son bandas de fuera, fue un robo sofisticado». Justo acababan de llenar el cajero. Barbosa denunció también que, con lo sucedido, «estamos quedando sin bancos. Nos traen en su lugar unas furgonetas tercermundistas y la gente mayor hace cola. Los días de lluvia es para verlo». Y no hay mucho sol en el horizonte.

Fotos

Vídeos