Tres futuros para las fiestas

El ahora concejal de Festejos, Roberto Sánchez Ramos, brinda en El Rincón Cubano con el entonces ejerciente, José Suárez Arias-Cachero durante las fiestas de San Mateo de 2010. / E. C.
El ahora concejal de Festejos, Roberto Sánchez Ramos, brinda en El Rincón Cubano con el entonces ejerciente, José Suárez Arias-Cachero durante las fiestas de San Mateo de 2010. / E. C.

Una empresa pública, un consorcio o una fundación sustituirán a la sociedad | IU apuesta por el modelo de Divertia, Somos quiere aprovechar para remunicipalizar más servicios y el PSOE aguarda por informes

DANIEL LUMBRERAS OVIEDO.

Con las fiestas de San Mateo aún sin cerrar, en estos días se debate sobre el futuro de su organizadora, la SOF (Sociedad Ovetense de Festejos). Tras cambios legales en 2013, el convenio por el que el Ayuntamiento le encargaba hacer las fiestas a la SOF, que venía prorrogándose desde 1997, «no es conforme a Derecho», según in forme del secretario municipal de julio. Por eso, el pasado día 4, la junta de gobierno acordó denunciar (pedir su anulación) el convenio entre Consistorio y SOF. El propio secretario señalaba tres fórmulas: una empresa pública, una fundación o un consorcio. Siempre, según el concejal de Festejos, Roberto Sánchez Ramos 'Rivi' (IU), subrogando a los ocho trabajadores actuales de la SOF.

El edil comunista apuesta por una empresa pública. También su socio mayoritario. «Desde Somos apostamos por una empresa de servicios múltiples que ahora nos puede solucionar la SOF pero también otros servicios privatizados, desde Parques y Jardines hasta dinamización turística. O Azvase, que se dedica a la gestión de espacios de Congresos», declara el concejal de Economía, Rubén Rosón. Un «buen ejemplo», apunta 'Rivi', sería la sociedad gijonesa Divertia, creada en 2014.

Divertia es propiedad 100 % del Ayuntamiento de Gijón, cuyo Pleno hace de junta general; en el consejo de administración están gobierno, oposición y representantes del empresariado. Se encarga, junto con la gestión de los festejos, de la promoción de la ciudad y del Jardín Botánico. «Lo ideal sería que cubriese costes o tuviese algún beneficio, pero acaba generando pérdidas que asume el Ayuntamiento», indican fuentes del Consistorio de la villa costera, las cuales indican que una empresa convierte en «más ágiles» los trámites de licitación que la gestión directa municipal.

La segunda posibilidad sería integrar a la SOF en la FMC (Fundación Municipal de Cultura). Es algo común en muchas ciudades, como podría ser Valladolid. O, sin ir más lejos, la FMC de Siero organiza actividades folclóricas de las que hoy se encarga la SOF. Era la opción que, según comentaba en febrero, patrocinaba el alcalde, Wenceslao López. No obstante, advertía de que tenía «implicaciones de personal».

Por último está la opción del consorcio, que por el momento nadie ha mencionado ni apostado explícitamente por ella. Es, a su vez, una alternativa doble. Se puede crear una entidad así entre varias administraciones públicas para la prestación de un servicio: verbigracia, el CTA (Consorcio de Transportes de Asturias) entre el Principado y los Ayuntamientos. O entre el Consistorio y una empresa, una fórmula común para promocionar el turismo, por ejemplo en Andalucía.

Oviedo tendría que buscarse otro municipio que compartiese con él la gestión de los festejos -algo que se antoja complicado por la escasez de plantilla municipal- o recurrir al Principado, que en principio, según la Constitución española, solo tiene competencias en materia de ferias interiores y artesanía. O buscarse una empresa privada con la que asociarse, algo que no casa demasiado con la ideología del tripartito.

'Rivi' afirma que se encuentra en «consultas jurídicas» que no resolverán al menos «hasta septiembre» para sopesar los pros y los contras de las distintas opciones. Cualquiera de estas soluciones dejaría en un segundo plano a los socios, si es que la SOF no desaparece por decisión de los mismos en asamblea. El concejal ya declaró que la salida para ellos «irá ligada a la solución que se dé» a la entidad, pero que su prioridad es salvar los empleos.

EL PSOE se mantiene prudente. Su portavoz, Ana Rivas, recuerda que la SOF se hará cargo de las actividades festivas hasta 2018 y tras San Mateo se discutirá una fórmula de «gestión directa, no de terceros», sin decantarse por ninguna. Si en algo hay acuerdo es en que no se privatizarán las fiestas.

Más

Fotos

Vídeos