Tres vecinos de Las Regueras declaran ante la Benemérita por las fiestas

Un centenar de personas rodeó la casa de Ángel Gómez, que ya ha presentado tres denuncias ante la Guardia Civil

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Las fiestas de Las Regueras no terminaron como se esperaba. Los vecinos Ángel Gómez y Marta Fernández llamaron a la Guardia Civil para denunciar que estaban tirando voladores al lado de su casa y quejarse del ruido de la orquesta. Un centenar de personas rodeó su vivienda, tiraron botellas que causaron pequeños daños en la puerta principal y ahora ha interpuesto tres denuncias: una contra un miembro de la asociación de festejos y otras dos contra sendos colaboradores.

Los tres implicados han acudido esta semana a declarar a la comandancia de Oviedo, donde están siendo investigados por un presunto delito desorden público y explicaron que ellos no tienen nada que ver con estos disturbios.

Los hechos denunciados se remontan al martes 7 de agosto. A las 0.30 horas, el ambiente en el prau de la fiesta se empezó a caldear cuando la Benemérita llegó al recinto festivo. Los agentes hablaron con los responsables de la comisión de festejos y con la alcaldesa, Maribel Méndez. Les explicaron que todos los permisos estaban en regla y antes de marcharse, les advirtieron de que la normativa regional obliga a finalizar todas las fiestas a las 3.30 horas para garantizar el descanso del resto.

De nuevo, la tranquilidad se vio interrumpida dos horas más tarde con otra llamada de los vecinos molestos. Según su versión, la cantante de la orquesta informó por el micrófono de que la música se acababa por culpa de esta pareja y pidió un aplauso. La situación colmó la paciencia de algunos asistentes y rodearon la vivienda de estos vecinos.

Fotos

Vídeos