Trubia se lanza al río con humor

De las frías aguas del río no se salvó ni la novia de la peña de 'La boda de los chiflados'. / FOTOS ALEX PIÑA

Pilotos de coches, legionarios con Cristo incluido, Heidi y su inseparable Pedro y hasta un matrimonio chiflado desafiaron a las frías aguas | La localidad cañonera celebra su tradicional Descenso Folclórico

CECILIA PÉREZ TRUBIA.

Flotadores, roscos neumáticos, corchos y hasta piraguas, cualquier objeto susceptible de flotar sirvió ayer para participar en el descenso folclórico del río Trubia con motivo de las fiestas.

Que los objetos flotasen no era la única condición para participar en este peculiar desfile fluvial. La otra, y más importante si cabe, era el 'tuneado' de los artilugios. Por ello, no fue raro encontrar a una piragua de camuflaje que sirvió para bajar las aguas del Trubia a los nueve integrantes de los 'Marines Asturianos', aunque realmente se parecían más a un cuerpo de legionarios a los que no les faltó el Cristo clavado en su cruz. «En cada puente que cruza el río vamos a levantar a este Cristo». El figurante en cuestión iba en bañador y con toalla y su estilismo distaba mucho del que pintó Velázquez, por poner un ejemplo, pero sí, si fue elevado a las alturas pese a la dificultad de hacerlo sobre unas aguas que bajaban caudalosas y con relativa fuerza.

No fue lo único que levantó esta peña. En su recorrido alzaron hasta once veces los brazos para lanzar granadas. «Las fabricamos nosotros con una botella de zumo, harina y un petardo de los grandes», aseguraron. «Es un homenaje a la fábrica de Armas y su gente», gritaron a coro antes de sumergirse en las frías aguas del río Trubia.

Junto a esta peña, otras cuatro completaron el desfile que «este año anda un poco flojo», lamentó Rubén Arias, miembro de la Sociedad de festejos de Trubia. Él formó parte de la peña de 'Los Coches Trubiecos'. Un total de siete autos de choque muy logrados a base de porexpan y mucho trabajo. «Vamos dos en cada coche y espero que aguanten». Aguantaron, a su manera, los setecientos metros de recorrido desde el puente de hierro ubicado frente a los antiguos talleres de munición, hasta el puente de la plazoleta de la localidad, donde estaba la meta.Hasta allí también llegó el entrañable personaje de Heidi acompañada de su inseparable Pedro, de 'Niebla' y hasta de las cabras de las montañas suizas que en esta ocasión cambiaron el nombre por el de 'Los Alpes Trubiecos', como así se llama esta peña compuesta por Hemi Barredo, en el papel de Heidi, y por Sonia Sánchez, en la piel de Pedro.

'Trubieco del Año'

No fueron los únicos protagonistas. Por el río Trubia desfiló la comitiva de una 'Boda de Chiflados' y hasta unos 'Piratas' con parche en el ojo y pata de palo que intentaron abordar todo artilugio flotante que se les acercó a babor y a estribor. Pese a la escasez de participantes, el descenso fluvial fue uno de los platos fuertes de las fiestas de Trubia que continúan hoy con la entrega del Trubieco del Año al tesorerero del Juvencia Fútbol Club, Ángel López, 'Iti'.

Fotos

Vídeos