El TSJA obliga a revisar las emisiones contaminantes de la térmica de Soto de Ribera

Central térmica de Soto de Ribera. / Pablo Lorenzana

Según la sentencia, la AII concedida por el Gobierno «establece unos niveles de emisión muy superiores»

EFE

Una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) ha obligado al Gobierno asturiano a revisar la autorización ambiental otorgada a la térmica de Soto de Ribera con el fin de adecuar las emisiones autorizadas a los límites fijados por la actual Directiva de Emisiones Industriales (DEI).

El fallo estima parcialmente el recurso presentado por el Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente (IDMA) contra la resolución de la Consejería de Industria del Principado que en julio de 2015 por la que se modificó y actualizó la autorización ambiental integrada (AII) otorgada a Hidroeléctrica del Cantábrico para la térmica de Soto de Ribera.

Según la sentencia, la AII concedida por el Gobierno "establece unos niveles de emisión muy superiores" a los permitidos por la normativa vigente y no respeta los valores límite de emisión de óxido de nitrógeno, dióxido de azufre partículas PM 2,5 Y PM 10 fijados por la directiva comunitaria a la que debe sujetarse.

El tribunal advierte también que no cabe tener en cuenta en esta sentencia que con posterioridad se decidiera que las grandes centrales de combustión no estaban obligadas al cumplimiento de dichos límites en el periodo 2016-2020.

El fallo del TSJA, sin embargo, no ha reconocido la obligación de incluir valores límites respecto a la emisión de partículas de mercurio ni de adoptar medidas adicionales sobre los vertidos de aguas residuales al río Nalón para preservar especies como el salmón, cuestiones que han llevado al IDMA a anunciar ya recurrirán esta sentencia del TSJA ante el Tribunal Supremo.

En cualquier caso, para el IDMA, esta sentencia supone un aviso para otras comunidades autónomas que, según señala en un comunicado, "también han actualizado los permisos de sus centrales de carbón incumpliendo con lo establecido por la DEI".

En su opinión, a pesar del plan transitorio que el Gobierno aprobó en 2016, las térmicas deberían cumplir al menos con los valores límite de emisión establecidos en la Directiva de Grandes Instalaciones de Combustión, normativa anterior ala DEI.

Fuentes de la propiedad de la central valoraron así la sentencia: “EDP quiere poner de relieve que la mencionada central cumple con los límites exigidos por la Unión Europea incluso aunque la sentencia referida fuese firme. En este sentido destacamos que Soto 2 se encuentra cerrada y Soto 3 ya dispone de la última tecnología disponible en desnitrificación y desulfuración.”

Fotos

Vídeos