«Lo que hace única al Arca Santa es su contenido y la función pedagógica»

Juan Pérez Zaldívar, Agustín Hevia y José María Navia-Osorio ayer en el Ridea. /  PABLO LORENZANA
Juan Pérez Zaldívar, Agustín Hevia y José María Navia-Osorio ayer en el Ridea. / PABLO LORENZANA

Agustín Hevia examina la historia y las funciones del relicario del Santo Sudario en una conferencia en el Ridea

D. L. OVIEDO.

El canónigo archivero de la Catedral, Agustín Hevia, desentrañó ayer los misterios del Arca Santa en una conferencia dictada en la sede del Ridea (Real Instituto de Estudios Asturianos) y organizada por la Asociación de Amigos de Vetusta, Lancia y Pilares. A juicio del erudito, «lo que hace única al Arca Santa es su contenido, el número de reliquias (la más destacada, el Santo Sudario) y la función pedagógica que se desprende de su programa iconográfico». Así, en las distintas caras del relicario, se observa toda la vida de Jesucristo, desde la Anunciación hasta la Ascensión.

Hevia repasó cómo los cristianos siempre veneraron el arca, hasta el punto de creer que hacían milagros. «Hay un mudo enviado por San Vicente Ferrer para que se encomiende a las reliquias», relató.

A lo largo de la ponencia, el canónigo también analizó los antecedentes del arca -el Arca de Noé y el de la Alianca- y «las vicisitudes» del relicario ovetense, venido desde Jerusalén y pasado por Toledo y el Monsacro, según la leyenda.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos