Urbanismo apuesta por el tren como alternativa a la variante de Cayés

La canteras de Arcelor-Mittal en Orgaleyo y la planta de hormigón de Hnanson en el Naranco. / MARIO ROJAS
La canteras de Arcelor-Mittal en Orgaleyo y la planta de hormigón de Hnanson en el Naranco. / MARIO ROJAS

El equipo de gobierno presenta sus alegaciones al proyecto de la carretera y pide que las actuaciones eviten un daño innecesario al Naranco

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Cada día laborable 103 camiones de gran tonelaje, procedentes de las canteras de Arcelor-Mittal, Orgaleyo y de la planta de hormigón de Hanson, atraviesan el pueblo de Cayés. Sí, en Llanera, pero los camiones proceden de Oviedo, donde están situadas las tres industrias. Para cumplir con la normativa medioambiental, el Principado tramita el estudio de una variante, que evite el paso de camiones por la localidad. Los trámites comenzaron en 2014, con reuniones de coordinación entre los dos ayuntamientos y el Principado, pero el de Oviedo ha esperado hasta ayer, último día para presentar alegaciones al estudio de la carretera, , para, en un escrito de cinco folios, defender que la mejor opción es el tren.

El documento aboga por explorar la posibilidad de emplear el existente tendido ferroviario y la estación de carga de Arcelor al pie de su propia cantera para reducir el tráfico pesado. El escrito destaca, sin atreverse a rechazar la construcción de la carretera, que con esta opción «no se realizarán actuaciones que se consideren innecesarias en un futuro próximo», como sucedería con el cierre de las explotaciones, y también que se evitan «mayores afecciones irrecuperables en un entorno de singular sensibilidad», en la falda del Naranco. Además, sostienen que el tráfico rodado «no debe primar frente al medio ambiente, el medio natural y rural del entorno y los valores de protección».

Sin embargo, esta postura difiere con la mostrada por el Ayuntamiento en los últimos años. En 2015 la Consejería de Fomento, liderada por aquel entonces por Belén Fernández, puso encima de la mesa tres opciones: una variante que entroncar con la AS-II en las inmediaciones de Villaperi. Su coste alcanzaría los 1,4 millones de euros. Otra idea era una carretera que saliese a la AS-17 y desembocase a la altura de las canteras del Naranco, pasando por el río Nora, cuyo coste rondaría los 4,4 millones de euros. Una tercera alternativa arrancaría algo más al sur, a la altura de la AS-17, que desembocaría también en las cercanías del Naranco con un trazado que discurriría en paralelo al río Nora y que incluiría una estructura sobre el cauce. Su coste sería algo inferior a la anterior, de unos 4,3 millones.

Los técnicos de los ayuntamientos de Oviedo y Llanera optaron por la primera. Del tren, nos acordamos el último día.

Fotos

Vídeos