Urbanismo da vía libre al cambio de uso del terreno para el centro deportivo del colegio Loyola

La parcela del colegio donde se quiere edificar el gimnasio, con el fallido spa del Naranco de fondo. / ÁLEX PIÑA
La parcela del colegio donde se quiere edificar el gimnasio, con el fallido spa del Naranco de fondo. / ÁLEX PIÑA

La junta de gobierno también aprueba el proyecto de urbanización de Los Álamos para la unidad de gestión del Sanatorio Blanco

G. D. -.R / J. C. A. OVIEDO.

La Concejalía de Urbanismo ha dado el visto bueno definitivo al cambio de uso de una parte de los terrenos del colegio Loyola para permitir la construcción del centro deportivo que promueve Enjoy Wellness en la trasera del centro, sobre el antiguo campo de fútbol y parte del patio de los escolares. Los técnicos no encuentran inconveniente al cambio de uso ya que no limita «el futuro desarrollo del golegio», según Planeamiento.

El proyecto de Enjoy Wellness pasa por construir un centro deportivo de uso público sobre parte de los terrenos del centro. Suelos que están justo al otro lado, cruzando la calle Hangzhou, del fracasado 'spa' del Naranco. El anterior equipo de gobierno llegó a esbozar un acuerdo con la propia Enjoy Wellness para retomar, con un diseño distinto que incluía un pabellón multiusos para 5.000 espectadores, el proyecto de la parcela del 'spa'. El bloqueo judicial de la parcela, aún pendiente de la liquidación del contrato, acabó por llevar a Enjoy Wellness a buscar otras opciones. No se ha ido lejos. El acuerdo con los Escolapios incluye construir un complejo que contaría con piscinas cubiertas y descubiertas, zona de salud, pistas de pádel, gimnasio con salas de actividades, ludoteca, servicio de hostelería, y un aparcamiento para 227 vehículos. En total, la inversión rondaría los siete millones de euros.

Sanatorio Blanco

La junta de gobierno municipal dio también el visto bueno a la aprobación inicial del residencial que Los Álamos tiene previsto construir en el solar del antiguo Sanatorio Blanco. Concluido el período de información pública, que comprende los próximos 15 días, la constructora deberá subsanar en los planos la presencia de bocas de riego en el entorno antes de su aprobación definitiva.

El pasado enero la empresa inició los trámites con el pago de los aprovechamientos al Consistorio -112.000 euros- para obtener una licencia que si todo va como está previsto se concederá en las próximas fechas.

La promotora adquirió la parcela a la familia Blanco, dueña del solar desde 1949, con la previsión de realizar un moderno bloque residencial. A comienzos de año tenía vendidas el 85% de las 28 viviendas de un proyecto que, según sus cálculos, estará finalizado en 22 meses. El edificio recoge los últimos avances en eficiencia energética, tanto en aislamiento, como la gestión del agua, además de un sistema de aerotermia con el objetivo de reducir el consumo de calefacción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos