Uría 58 recupera su esplendor

La fachada del edificio número 58 de la calle Uría fue ayer iluminada. / ALEX PIÑA
La fachada del edificio número 58 de la calle Uría fue ayer iluminada. / ALEX PIÑA

Los dueños del inmueble han iniciado la mudanza tras finalizar la reconstrucción | La fachada ha sido iluminada y la tienda de calzado del bajo reabrirá sus puertas el martes, un año y nueve meses después de incendio

ROSALÍA AGUDÍN OVIEDO.

Carlos Espina y su mujer, Herminia Campuzano, vivieron hace un año y nueve meses uno de los peores días de su vida: las llamas devoraron su edificio, el número 58 de la calle Uría, y durante las labores de extinción el bombero Eloy Palacio falleció y su compañero Juan Carlos Fernández Granda resultó herido. Del inmueble solo quedó la estructura y la familia buscó otro lugar donde vivir. Ahora ha vuelto a hacer las maletas. Las obras de reconstrucción ya han finalizado, el inmueble ha sido entregado a los dueños y ayer la fachada fue iluminada.

Este bloque seguirá teniendo cuatro plantas, pero la distribución ha cambiado. Ha pasado de dos pisos de oficinas y otros dos de residencia a tres niveles con despachos diáfanos, mientras que el cuarto será el único destinado a una vivienda para los propietarios del edificio.

A pesar de estos cambios en la reconstrucción, el arquitecto Francisco Guisasola ha tenido muy en cuenta los orígenes del edificio original. El inmueble fue diseñado por el padre urbanístico del Oviedo burgués, Juan Miguel de la Guardia, y sobre el papel proyectó una fachada con arcos, tres balcones y un bajo comercial.

Tienda de zapatos

Quienes estos días también están de mudanza son los inquilinos del bajo comercial. La empresa de calzado Mary Paz seguirá teniendo su sede en el número 58 de la calle Uría. Según informaron ayer fuentes próximas al establecimiento, la tienda volverá a abrir sus puertas el martes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos