Los usuarios de la Cocina Económica aumentaron un 10% este año

Wenceslao López, Ángel García e Ignacio García en las jornadas. / A. P.
Wenceslao López, Ángel García e Ignacio García en las jornadas. / A. P.

El alcalde y el padre Ángel llaman a combatir la pobreza, de la que no se escapa Oviedo, en unas jornadas de la Federación de Concejos

D. LUMBRERAS OVIEDO.

«Oviedo aparentemente es una ciudad rica, pero este año ha habido un 10% más de personas que han tenido que recurrir a la Cocina Económica para subsistir». Con este dato el alcalde, Wenceslao López, clausuró unas jornadas de la Federación Asturiana de Concejos (FACC) sobre la implementación a escala local de objetivos de desarrollo sostenible en la plaza del Riego.

En una intervención muy filosófica, López aseguró que «la sostenibilidad es nuestro gran reto: construir sin destruir. Salir del agujero negro (de la pobreza) es muy difícil, el dinero no lo resuelve todo. Ser sostenible es conseguir asegurar el futuro, ayudar para que no haga falta que tengas que ayudar».

«Más que un alcalde, soy un emprendedor social», se definió el regidor, que criticó la sociedad actual: hay «la más absoluta desigualdad» entre ricos y pobres; las redes sociales crean «más aislamiento, más insolidaridad»; y las parejas jóvenes se lleva a los niños a los centros comerciales, donde «están mamando el consumismo», enumeró.

El alcalde y su niñez

El regidor recordó su infancia en Guillén Lafuerza, en un «barrio humilde y una familia humilde», donde pasó «grandes necesidades y grandes miserias», también «educacionales y políticas». Fue a principios de los años 60 cuando conoció al padre Ángel, presidente de Mensajeros por la Paz, que presentó las labores de su oenegé (escuela y pozos de agua en Benin, residencia en La Bañeza o la iglesia siempre abierta de San Antón en Madrid».

Entre los numerosos problemas de hoy, el sacerdote destacó que «la mayor injusticia es cómo se está comportando Europa con los refugiados», a los que su entidad intenta dar cama y comida cuando los gobiernos de los países les dejan.

El padre Ángel señaló también otros retos para los gobernantes, que para él «deben irse y dejar paso a otros» si no los pueden resolver. Censuró que, aunque parezca increíble, aún «hay malnutrición en España». Esbozó una solución: «Erradicar la indiferencia para erradicar la pobreza». Cargó contra la escasez de los sueldos que impiden a los trabajadores acceder a una vivienda y animó a seguir luchando por la igualdad entre hombres y mujeres. Con todo, con optimismo, afirmó que el mundo de hoy es mejor que el de ayer, «con menos violencia», y llamó a actuar poco a poco, «ayudar al vecino».

Junto a los oradores, en una pizarra, se fueron escribiendo los objetivos de desarrollo sostenible que la FACC quiere alcanzar en 2030. Por ejemplo, proporcionar recursos contra la pobreza infantil, promover el reciclaje y las energías renovables o educar en el consumo responsable.

En la jornada participaron también el consejero de Presidencia, Guillermo Martínez; el presidente de la FACC, Ignacio García; la alcaldesa de El Franco, Cecilia Pérez, que presentó las aportaciones de los municipios; y la concejala de Educación, Mercedes González.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos